Publicado: 03.03.2014 17:22 |Actualizado: 03.03.2014 17:22

Los líderes de la UE se reunirán el jueves para decidir sobre las sanciones a Rusia por su invasión en Crimea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La reunión de ministros de Exteriores  de la Unión Europea ha terminado con un acuerdo de estudiar sanciones contra Rusia si no hay una rebaja de tensión en Ucrania. Los líderes europeos se han citado el próximo jueves para tratar la grave crisis de Ucrania, según ha dicho hoy el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo.

Margallo ha declarado que la Unión Europea estudiará sanciones selectivas contra determinadas personas en Rusia entre otras medidas como la suspensión del diálogo sobre visados con Rusia y las negociaciones para firmar un nuevo acuerdo de cooperación entre la UE y Rusia.

"Se han estudiado algunas sanciones, la más inmediata es la suspensión de todas las conversaciones preparatorias para la reunión del G-8 que iba a tener lugar en Sochi", ha explicado Margallo en rueda de prensa al término de la reunión extraordinaria con sus homólogos de la UE para debatir el agravamiento de la crisis por la escalada militar de Rusia en Ucrania. 

Los Veintiocho también han acordado en este caso "el establecimiento de sanciones selectivas sobre determinadas personas que hayan participado en las actuaciones" que han llevado a la escalada militar que todos han dejado claro que es "contraria al orden interno ucraniano y al orden internacional", ha precisado Margallo, que ha admitido que no se ha discutido la posibilidad de sancionar directamente al presidente ruso, Vladimir Putin. 

Margallo también ha señalado que lo que está sucediendo en Ucrania es "lo más grave desde la caída del muro de Berlín". La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, viajará mañana a Madrid para reunirse con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, para abordar la situación en Ucrania. Por su parte Lavrov se reunirá además con el rey Juan Carlos y con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, además de con García-Margallo.

A falta de nuevas informaciones, la mayoría de los países de la Unión Europea "no era favorable" a promover sanciones contra Rusia en respuesta a la escalada militar rusa en Ucrania, incluidos España e Italia, según han explicado fuentes diplomáticas, que han precisado que los países bálticos son los que encabezan al grupo partidario de esta medida. La falta de acuerdo sería consecuencia de la falta de consenso unánime y la necesidad de mantener la opción del diálogo abierta.

Los Veintiocho han discutido la opción de amenazar a Rusia con la posibilidad de preparar "sanciones selectivas" contra representantes rusos como la congelación de activos y restricción de visados a la Unión Europea si aumenta la escalada militar en Ucrania, según han confirmado a Europa Press fuentes diplomáticas.

También han discutido la posibilidad de aprobar un embargo de armas contra Rusia y suspender el diálogo bilateral de cara a negociar un acuerdo de exención de visados, según han agregado las fuentes.

Polonia, antes de la reunión, se ha mostrado abiertamente en contra de la posibilidad de suspender el diálogo sobre visados porque sería una medida que castigaría más a la población que al propio presidente ruso, Vladimir Putin, según fuentes diplomáticas.

Rusia desoyó hoy en la sede de la ONU las acuciantes demandas internacionales para que cambie de postura y repliegue las tropas desplegadas en Crimea y se limitó a afirmar que sus acciones responden a la defensa de los derechos fundamentales de los rusos que residen en Ucrania.

"Los que han tomado el poder en Ucrania están imponiendo su victoria para atacar los derechos fundamentales de los rusos. Hay que defenderse de esta agresión", afirmó contundente el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, en la vigésimo quinta sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que comenzó hoy en Ginebra.

De nada sirvieron los discursos pronunciados en el Consejo por líderes occidentales, especialmente europeos, ni las peticiones explícitas del secretario general de la ONU, Ban Ki moon, que solicitó a Rusia que la "independencia, la seguridad, y la integridad territorial" de Ucrania fueran preservadas.

De lo transmitido por los servicios de información de la ONU se desprende que Ban no tuvo suerte en sus intentos de convencer a Lavrov de la necesidad de "refrenarse" y de comprometerse con la vía del diálogo, tal y como aquel solicitó insistentemente.

En el encuentro con la prensa, Ban había confesado que su conversación del sábado con el presidente ruso, Vladimir Putin, tampoco había dado ningún fruto.