Público
Público

La Liga de Sharif deja el Gobierno paquistaní y presenta al rival de Zardari a la Presidencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Liga Musulmana de Pakistán-N, que lidera Nawaz Sharif, abandonó hoy la coalición de Gobierno que pactó con el Partido Popular (PPP) de la difunta Benazir Bhutto, sólo una semana después de lograr juntos la dimisión como presidente de Pervez Musharraf.

En rueda de prensa tras una reunión del comité central de la Liga-N en Islamabad, Sharif anunció que su formación se retira del Ejecutivo y que presentará un candidato propio a la votación presidencial del 6 de septiembre.

El candidato escogido, que luchará por el puesto con el líder del PPP y viudo de Bhutto, Asif Zardari, es el ex jefe del Tribunal Supremo Saeed-uz-Zaman Siddiqui, quien en 1999 rehusó jurar su cargo ante el golpista Musharraf cuando expulsó a Sharif del Gobierno.

Según el ex primer ministro, la Liga se ha visto "obligada" a retirarse del Ejecutivo tras el incumplimiento de compromisos por parte del PPP.

"Hemos intentado todo lo posible para salvar la coalición, para que la democracia floreciese en el país, pero todos los esfuerzos han fallado", subrayó Sharif.

"Incluso tragamos la píldora amarga de tomar posesión ante Musharraf, por insistencia de Zardari", se quejó, para anunciar que la Liga-N desempeñará un "papel constructivo en la oposición".

Sharif acusó a Zardari de haber incumplido su compromiso de restaurar a los jueces del Tribunal Supremo expulsados en 2007 por Musharraf "inmediatamente" después de la salida del poder del ex presidente.

Zardari ha ido dando largas a ese compromiso hasta terminar declarando, este fin de semana, que los acuerdos no son, en política, "sagrados como el Corán" y pueden modificarse si cambian las circunstancias.

Con un argumento idéntico al que usó Musharraf para echarlos, el viudo de Bhutto acusó a los jueces de haberse "politizado".

El presidente del Colegio de Abogados del Supremo y miembro del PPP, Aitzaz Ahsan, declaró hoy que la paciencia del colectivo se ha acabado y anunció protestas contra su partido el próximo día 28.

La Liga-N quería un candidato "neutral" para la Presidencia, pero se avenía a apoyar a Zardari a cambio de la rehabilitación de los jueces y el recorte de los poderes del presidente, al que la Constitución permite disolver el Parlamento.

Sidiqqui es el candidato "neutral" con el que la Liga espera entrar en la liza presidencial, a la que también tiene previsto postular un candidato la Liga Musulmana-Q, el partido que apoyó el régimen de Musharraf.

La Liga-Q se ha reunido hoy a tal efecto en Islamabad. El plazo para presentar candidaturas expira mañana a mediodía.

En la primera reacción del PPP al abandono de Sharif, el vicepresidente del partido, Amin Fahim, dijo a la cadena Dawn TV que "la alianza con la Liga-N era antinatural y ha encontrado su fin natural".

La Liga-N era el principal socio del PPP en el Gobierno formado a finales de marzo, tras los comicios del mes anterior en Pakistán.

Otras dos formaciones minoritarias, el Partido Nacionalista Awami (ANP, representante de los pastunes laicos) y el religioso Jamiat Ulema-i-Islam (JUI-F), forman parte del Gobierno.

El líder de la ANP, Asfandyar Wali, que ha apoyado la candidatura de Zardari como presidente, comentó hoy que "la retirada de Sharif no fortalecerá la democracia" paquistaní.

El clérigo Fazlur Rehman, jefe de la JUI-F, que ayer había apoyado a Zardari, condenó hoy sus declaraciones sobre el valor de los acuerdos políticos que, dijo, han creado un clima de "desconfianza" que hace más difícil seguir en coalición con el PPP, informó la cadena Geo TV.

Rehman -de visita en los campos de Peshawar (norte) que albergan a parte de los 200.000 desplazados por los combates entre Ejército e insurgentes en la región tribal de Bajaur- recordó que su partido entró en el Gobierno "con la condición de que se detendrían las operaciones en las áreas tribales".

El Gobierno ha cifrado en 550 los talibanes paquistaníes muertos en Bajaur en tres semanas de combates, que también han causado bajas civiles. Hay una segunda ofensiva en marcha en el valle de Swat, en el norte del país.