Público
Público

Ligera subida fiscal a las rentas altas en puertas del 29-S

Los Presupuestos introducen dos nuevos tramos en el IRPF para ingresos elevados, ajustan las sicav y endurecen los bonus. El aumento de impuestos eleva la recaudación en sólo 300 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ley de Presupuestos para 2011, que ayer aprobó el Gobierno, incluye finalmente la anunciada subida de impuestos con la que se pretende que los contribuyentes con rentas más elevadas contribuyan al ajuste frente a la crisis y a reducir el déficit. Las medidas, acordadas en el último Consejo de Ministros antes de la huelga general del próximo día 29, tocan diversos palos, desde el Impuesto sobre la Renta hasta las sociedades donde las grandes fortunas colocan su patrimonio, pasando por los bonus.

Pero el impacto recaudatorio de las medidas fiscales para los más ricos es bastante limitado, y las grandes fortunas siguen sin pagar las consecuencias de la crisis. Según la vicepresidenta económica, Elena Salgado, el aumento de la recaudación estaría en el entorno de los 300 millones de euros. Esta cifra supone apenas un 0,28% de los ingresos totales previstos en el Presupuesto para el próximo año, que alcanzan los 106.002 millones. Aún así, fuentes gubernamentales insistieron ayer en que estas medidas fiscales no tienen un propósito recaudatorio, sino de equidad. 'Ahora les toca a los que más tienen', dijeron.

La primera de las medidas modifica la tarifa estatal del IRPF, donde se introducen dos nuevos tramos: para los que tengan una renta superior a los 120.000 euros, a los que les sube un punto el impuesto; y otro para los que pasen de 175.000 euros, a los que el gravamen les sube dos puntos. El incremento, según los datos de Hacienda, afecta a unos 100.000 contribuyentes que, en conjunto, pagarán entre 170 millones y 200 millones más al fisco, lo que resulta una media lineal de entre 1.700 y 2.000 euros.

La otra medida afecta a las polémicas sociedades de inversión dónde las grandes fortunas colocan su patrimonio, las llamadas sicav (acrónimo de sociedad de inversión mobiliaria de capital variable). Los grupos de izquierda vienen reclamando un endurecimiento de la fiscalidad de estas sociedades, que se benefician del mismo gravamen reducido del 1% que tienen los fondos de inversión.

Hacienda se venía resistiendo a modificar el régimen fiscal de las sicav. Pero ahora ha introducido una medida para cerrar una las vías por la que los titulares de estas sociedades escapan del fisco.

La tercera medida endurece la tramitación de los bonus. Estas primas, cuando se reciben de forma plurianual, tienen una reducción fiscal del 40%; esto es, sólo paga impuestos el 60% de la cantidad. Ahora se limita esa posibilidad, y la reducción sólo se aplicará a las cantidades inferiores a 300.000 euros.

Esta es una medida que se ha rescatado del proyecto de Ley de Economía Sostenible (aunque en esta norma el límite que figuraba era de 600.000 euros), junto con otras medidas que afectan a la fiscalidad de la vivienda, como la limitación de la deducción por compra, para asegurarse de que entren en vigor el 1 de enero de 2011. Además, la ley de Presupuestos incluye varias medidas para suavizar la fiscalidad de las pymes.

Con las modificaciones previstas para 2011, el Gobierno da por cerrada las reformas fiscales. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, descartó nuevas subidas de impuestos, incluso en el caso de que pueda peligrar el objetivo de reducción del déficit público. Por las palabras de la vicepresidenta se desprende que, en caso necesario, el saneamiento de las cuentas publicas vendrá por la parte del gasto. Salgado enfatizó que 'la distribución de todas las partidas del Presupuesto se subordinan al compromiso de reducción del déficit público'.

El objetivo de 2011 es dejar los números rojos de las cuentas públicas de todas las administraciones (Gobierno, autonomías y ayuntamientos) en el 6% del PIB, desde el 9,3% con el que se espera cerrar 2010. La meta, y el compromiso ante la UE, es llegar al 3% en 2013.

En el caso de la Administración central se trata de pasar de un déficit del 5,9% al 2,3% (incluyendo las devoluciones que tienen que hacer las autonomías por la liquidación del sistema de financiación). La vicepresidenta aseguró que, si los ingresos se comportan en 2011 como este año, donde la recaudación marcha por encima de lo previsto, se cumplirá el objetivo de déficit. Salgado, además, anunció una ligera corrección a la baja en las números rojos de 2009, que se recortan una décima, hasta el 11,1%.

La vicepresidenta también apuntó una revisión al alza en el comportamiento del desempleo el próximo año. El cuadro macroeconómico definitivo de los Presupuestos contempla una tasa de paro media del 19,3% para 2011. Hace apenas tres meses, cuando se presentaron las primeras cifras presupuestarias y las previsiones económicas hasta el año 2013, la estimación del desempleo era del 18,9%.

La modificación en la previsión se debe a que los técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda están advirtiendo una tendencia al alza en la población activa (gente en edad de trabajar que busca empleo), que es la variable con la que se compara la cifra de desempleados para sacar la tasa de paro. Según los técnicos, el aumento de los activos no debería interpretarse de forma negativa, porque estaría reflejando que mucha gente vuelve a entrar en el mercado laboral al mejorar las perspectivas de lograr ocupación.

Salgado, no obstante, admitió que 'la recuperación del empleo está siendo más lenta de lo que el Gobierno desearía'. La previsión es que la creación de puestos de trabajo crezca, de media, un leve 0,3% el próximo ejercicio, después de dos años de descensos. Las otras grandes cifras del cuadro macro se mantienen, como la estimación de crecimiento medio del PIB del 1,3%, frente a una caída del 0,3% en 2010.