Público
Público

Lissavetzky asegura que "estamos unidos como una piña, que nadie se engañe"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El aspirante del PSOE a la Alcaldía de Madrid, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha advertido hoy de que "nadie se engañe" sobre la relación de los socialistas madrileños, porque ha asegurado que están "unidos como una piña".

En la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, donde ha participado en un taller organizado por Radio Nacional de España, Lissavetzky ha respondido con un "no" contundente a la pregunta de los periodistas de si existe "juego sucio" en el Partido Socialista de Madrid y ha defendido los "instrumentos democráticos y transparentes" que tiene su formación en relación a otras.

El secretario de Estado, quien ha aclarado que ahora sólo es "protocandidato", ha insistido en que está a la espera de la celebración de las elecciones primarias y, mientras, ha destacado la defensa del secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, hacia él y la aspirante a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, la ministra Trinidad Jiménez.

En este sentido, se ha referido a las críticas que el concejal del PP de Madrid Ángel Garrido ha hecho de él, al calificarle de "señor de apellido imposible y aspecto de funcionario aburrido".

"Cada uno se retrata con las cosas que dice. ¡Allá ellos!. Cuando el adversario se equivoca, mejor no distraerle. Si quiere seguir por ahí es su decisión", ha respondido Lissavetzky, quien ha añadido que el PSOE apuesta por una "campaña limpia" de cara a las elecciones y por trasladar "ideas, proyectos y tranquilidad".

Porque, además, ha opinado que eso es lo que quiere la sociedad y también el candidato a la reelección a la Alcaldía de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ya que ha asegurado que ha hablado con él de llevar a cabo esa "campaña limpia".

Lissavetzky ha destacado su "buena relación" con Ruiz-Gallardón, a quien ha recordado que conoce desde que estaba en la oposición cuando él era consejero de la Comunidad de Madrid con Joaquín Leguina como presidente, y de quien también ha dicho que es "un buen político y una persona respetable".

Aun así, ha reconocido que si sale elegido candidato a la Alcaldía de Madrid tendrá que hablar de asuntos como la deuda municipal, que ha señalado que es "muy alta" y va a condicionar al equipo de gobierno que salga elegido en los comicios de 2011. "No me voy a callar en ese sentido", ha afirmado Lissavetzky.

Porque ha asegurado que le gusta Madrid "como está" ahora, pero también, ha añadido, sueña "con un Madrid mejor, en muchos aspectos".

Y sobre su continuidad en la Secretaria de Estado para el Deporte, Lissavetzky ha asegurado que estará en este cargo hasta que "quiera" el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.