Público
Público

Lissavetzky consigue que Gómez le ceda dos nombres en la lista

El candidato a la alcaldía de Madrid y el líder del PSM alcanzan un acuerdo para el 22-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El acuerdo parecía imposible, pero llegó. A última hora de la tarde de ayer, la dirección del PSM confirmó que su secretario general, Tomás Gómez, y su candidato para Madrid, Jaime Lissavetzky, lograron consensuar la relación de nombres con la que la formación concurrirá en las elecciones municipales del 22 de mayo. Fuentes cercanas al actual secretario de Estado del Deporte explicaron que el líder del PSM aceptó incluir en los primeros puestos de la lista a dos personas propuestas por Lissavetzky, 'un profesional del urbanismo' y una 'persona de la cultura'.

Gómez aceptó la entrada de estas dos personas a cambio de la salida de otros dos militantes que durante las primarias del PSM respaldaron la candidatura de Trinidad Jiménez: Julia Martínez-Torales, que iba camino de convertirse en la primera concejala latinoamericana del Ayuntamiento de Madrid, y el secretario general del PSM en el distrito de Moncloa, Pedro Santín. Ambos acudirán ahora en la lista para la Asamblea.

El pasado día 8, la Ejecutiva regional del partido aprobó sin votación una lista para la capital que no gozaba del visto bueno de Lissavetzky ni del de varios miembros del máximo órgano de decisión del PSM, que se negaron a apoyarla durante la reunión. Poco antes del encuentro, el candidato para Madrid le había hecho llegar a Gómez una carta en la que le explicaba que el artículo 72 de la normativa reguladora de los cargos públicos del PSOE establece que 'no puede someterse a votación ninguna lista que no goce de la conformidad del candidato'.

Tras el desencuentro volvió entonces a aflorar la división interna existente en el PSM, desde que el pasado mes de septiembre el partido se partiera entre quienes en las primarias apoyaron a Gómez como candidato para la comunidad, y los que respaldaron a la ministra Trinidad Jiménez, favorita de la dirección federal. Durante la última semana, ha resucitado el enfrentamiento dialéctico entre los partidarios de uno y de otra a costa de la composición de la lista de Madrid.

La dirección federal del PSOE, que anunció que actuaría si Gómez y Lissavetzky no llegaban a un acuerdo antes de la aprobación definitiva de las listas —el 5 de marzo— ha jugado un papel importante para llegar a un acuerdo. El propio secretario de Organización, Marcelino Iglesias, ha ejercido de mediador entre los dos candidatos en la última semana.

Fuentes de la Ejecutiva regional subrayaron ayer que el debate de estos días ha sido el 'lógico intento de ajustar perfiles técnicos y orgánicos que asegurase una lista competitiva'. 'Este es un acuerdo de suma, en el que el PSM sale reforzado, y en el que todos han ganado', agregaron. Quienes juzgarán si realmente ha sido así serán los ciudadanos madrileños, el 22 de mayo.