Público
Público

La literatura infantil y juvenil mejora sus ventas en la Feria del Libro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los libreros de literatura infantil y juvenil están satisfechos de cómo avanza esta edición de la Feria del Libro de Madrid, en la que la mayoría coincide en haber incrementado sus ventas con respecto al año pasado pese a la crisis del sector.

A ello contribuye no sólo el esfuerzo de las editoriales por hacer literatura cada vez de mayor calidad, sino también el de los padres "y abuelos" por fomentar el amor por la lectura de los pequeños con la adquisición de libros didácticos e ingeniosos.

Hoy viernes, antesala del último fin de semana de la Feria del Libro, las casetas de literatura Infantil y Juvenil se llenan con niños y jóvenes de todas las edades que visitan el certamen literario con sus colegios e institutos.

La caseta de Mcmillan es una de las más solicitadas, en la que las niñas apuestan por sus clásicas colecciones de Clara Secret o Rita mientras que los chicos buscan con la mirada cosas distintas.

Mari Carmen, de Mcmillan, lo tiene claro: existen diferencias entre géneros, de forma que mientras que las niñas se decantan más por "lecturas puras" en las que no existe más distracción que alguna ilustración, los niños suelen preferir las que lleven aparejados otros ingredientes, como desplegables, "pop-ups", libros con sonidos o imágenes en 3D.

"Fuera de control" es uno de los títulos más buscados entre los adolescentes, que buscan respuesta a sus preguntas en esta guía-cómic para chicos sobre los cambios que se producen en la adolescencia, una edad siempre difícil.

Hermenegildo Coca, comercial de la editorial, asegura sin dudar que las ventas en la feria han ido "mejor que el año pasado", y achaca este hecho a que mientras que la literatura para adultos ha sufrido por la novedad del libro electrónico, la infantil es "prácticamente imposible" llevarla al e-book, lo que favorece que se siga vendiendo mucho.

Este análisis es compartido por David Lacal, de Kalandraka, quien también percibe un incremento de ventas sobre la edición de 2010 y confía en que el último fin de semana de la feria este dato se incremente ante la masiva presencia de los niños y jóvenes con sus progenitores y con los abuelos, grandes compradores.

Los álbumes ilustrados son una de las piezas estrella de la editorial, conocida por el cuidado y esmero que ponen en libros como "La vida nocturna de los árboles" (Factoría K de Libros), una obra única que conjuga arte y mitología oriental, hecha a mano en la India y en la que su precio, 31 euros, no es inconveniente para ser una de las más vendidas entre aquellos que aprecian la calidad.

Su colección de poesía, con libros como "La hora de los relojes", de Fran Nuño, y obras como "Diógenes", de la colección 7 leguas, figuran entre los más demandados, así como los grandes clásicos.

La presencia en el certamen de autores como el ilustrador Adolfo Serra, quien ayuda a los pequeños en el Pabellón de Mapfre a construir en grupo su propia historia ilustrada a partir de un cuento clásico como "Caperucita Roja", supone siempre un aliciente para que los niños y jóvenes se involucren en el mundo literario.

El mismo sentido figura la presencia, esta tarde en El Retiro, del actor Guillermo Campra, intérprete del niño "Alonso" en la serie televisiva "Águila roja", quien firmará algunos ejemplares de la colección juvenil del mismo nombre en el Pabellón Infantil de la Feria.

Música, teatro de títeres, distintas actuaciones y la firma de ejemplares de sus autores favoritos atraerán este fin de semana a numeroso público infantil, siempre interesado por clásicos como Bécquer o García Lorca, recomendados por los colegios, y también por álbumes ilustrados como los que oferta Edebé sobre Cristóbal Colón, cuentos japoneses o Gulliver.

"Cansados pero contentos", resume David Lacal, de Kalakandra, sobre una Feria del Libro que, después de diecisiete días, llega a su fin el próximo domingo.