Público
Público

La literatura se reinicia

Monstruos. Los nuevos escritores se reúnen en La Casa Encendida para demostrar que la novela no está muerta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lo normal es la novela realista española actual. Lo anormal es la transformación de esta tradición en una novela que se mezcla y se contamina con los lenguajes de la ciencia, de la publicidad, con la informática y las nuevas tecnologías, con el periodismo, el ensayo o con los lenguajes de la imagen, como el cómic y el cine. La novela se reinicia con la desviación de los códigos tradicionales y la parte más sonada de las nuevas voces de la narrativa española aterrizan este fin de semana en La Casa Encendida de Madrid, para participar en un festival literario que les define como 'monstruos', después de haber pasado por términos como 'mutantes' o 'nocilla'.

Uno de los participantes básicos de esta generación es Manuel Vilas, que apunta que el término se refiere a una literatura que evoluciona: 'Todo lo que se renueva pasa por fases inesperadas, cercanas a la criatura frankensteniana'. Hay entre ellos una afinidad estética, miradas cómplices y unas ganas locas de 'escribir como te dé la gana', asegura Vilas. El autor de Aire nuestro (Alfaguara) adelanta que está escribiendo al alimón con Agustín Fernández-Mallo (autor de la trilogía Nocilla) manifiestos que aclararán las afinidades estéticas de un grupo que no existe como tal, pero que no para de añadir adeptos a sus filas. Vilas confirma que en enero publicarán uno de estos libros de estilo para la revolución, muy breve y muy divertido.

Creen que la autonomía del lenguaje literario resulta imposible

Javier Moreno ha sido el cerebro que ha citado a todos estos autores con una voluntad de cambio a partir de 'la hibridación de lenguajes'. 'Comparten la idea de que la autonomía del lenguaje literario resulta imposible', explica Moreno.

Todos ellos ven en la imagen una fiel compañera, y no una amenaza. Llevan las señas audiovisuales en sus páginas pero también fuera de ellas, porque con el libro ya no basta y suelen acompañar sus intervenciones con una enorme pantalla sobre la que lanzan todo lo que forma parte de su relato. 'Para Foucault, el monstruo era la excepción de la ley. De alguna manera, ocurre algo parecido con estos escritores', explica Moreno, que entiende ley como academia.

Vilas y Fernández-Mallo publicarán en enero el primer manifiesto

La sangre pura de la literatura se mezcla, se renueva y se fortalece. Hacía tiempo que no se producía un debate intelectual de este calado en la narrativa española, como señala Germán Sierra (Intente usar otras palabras, Mondadori), y algunos observadores extranjeros, como François Monti, ya han apuntado que la escena literaria española actual es una de las más interesantes de Europa. Sierra reconoce que son muy diferentes en muchos sentidos. 'Cualquiera que haya leído la obra de tres o cuatro de nosotros se dará cuenta de que las características individuales exceden con mucho a lo común. No somos, ni mucho menos, un colectivo artístico', sentencia.

Pero la excepción no se cumple siendo heterogéneo o multimedia. 'No es necesariamente mejor que quedarse a una sola carta', cuenta Eloy Fernández-Porta (Homo Sampler, Anagrama), para quien la virtud de este grupo consiste en llenar un vacío con un elemento que le falta 'y que puede ser encontrado en otra disciplina'. Esta hibridación viene de lejos, arranca en la modernidad, cruza la posmodernidad y llega a la actualidad: 'Los autores que más nos interesan ya lo utilizaban, y en realidad la idea de un género puro resulta bastante extravagante, como la idea de una raza pura', cuenta desde Alburquerque Vicente Luis Mora, director del Instituto Cervantes en la localidad estadounidense.

El próximo abril publicará con Seix Barral Alba Cromm, 'una novela que es muchas cosas y que quizás una de ellas sea un thriller'. El escritor trata la pederastia en Internet para hablar de los peligros de las nuevas tecnologías, los sentimientos de una mujer dura y tierna, las nuevas formas de relacionarse, etc. Dice que la novela se organiza 'como un medio de comunicación, aunque no quiero dar muchas pistas'. Vicente reconoce que el tema es duro, pero que siempre ha 'defendido que el autor debe tener una ética y posicionarse frente a los problemas de su tiempo'. Sus personajes opinan sobre la actualidad, pero sin caer en un discurso panfletario, ni escapista.

Cebrián: 'Cada vez hay más monstruosidad en la narrativa'

En febrero también llegará Los muertos (Mondadori), de Jordi Carrión, una novela sobre los muertos que arrastramos con nosotros. 'He tratado de abordar el tema de la memoria histórica desde una perspectiva inédita hasta ahora. Indirecta, en sintonía con el cómic, con Internet, con las teleseries norteamericanas', explica el autor, para quien este encuentro será una forma simbólica de la posibilidad de un reinicio de la novela. Carrión cree que la novela 'ha quedado fuera del discurso del arte contemporáneo. Quizás estemos a tiempo de ponerla en su lugar'.

Cuenta cómo es la imagen real que más se ajusta a lo que intenta indagar en Los muertos para aclarar sus palabras y describe una página de Facebook de una persona que ha muerto. La página sigue abierta, se llena de comentarios, recibe mensajes, muestras de dolor, 'pero también de ignorancia. Es un híbrido extraño y magnético'.

La novela 'ha quedado fuera del discurso del arte contemporáneo'

Robert Juan-Cantavella, autor de El Dorado (Mondadori), no estaría dispuesto a escribir un mal texto, 'un texto aburrido con la excusa de que el tema es grave, que alguien tenía que decirlo'. Pero tampoco quiere ser un monstruo toda su vida, porque estos siempre han luchado por no ser monstruos, 'mira Sherk'.

A Mercedes Cebrián le parece extraordinario que esta narrativa haya resistido en sus trece estéticamente cuando los tiempos no eran proclives a sus propuestas. 'Creo que cada vez hay más monstruosidad en la narrativa española', apunta con ironía la autora de libros como El malestar al alcance de todos (Caballo de Troya). Señala también que han entendido que 'el futuro está en las redes' y que desde distintos puntos de España y fuera intercambian ideas 'sin necesidad de quedar cada viernes en el bar del barrio. Ese bar de barrio se ha construido en blogs'.

En los últimos dos años la mayor parte de ellos han abandonado las pequeñas editoriales en las que publicaron sus primeros experimentos para dar el salto a editoriales de primera línea. Tanto Seix Barral como Alfaguara, Anagrama y Mondadori han contratado sus servicios. 'Las editoriales pequeñas hacen una labor imprescindible, iluminan el camino. Todo lector o editor ha de estar atento a ellas', confirma Elena Ramírez, editora de Seix Barral, que subraya el hecho de que la capacidad de distribución y comunicación de una editorial mayor 'con un entusiasmo similar al de una pequeña,cambian el final del cuento'.

A pesar de todo puede chocar el hecho de que estos autores, sin masas de lectores detrás de ellos, pueda llegar a ser interesante y rentable en una de las grandes. Sin embargo, Pilar Reyes, editora de Alfaguara, ve imposible levanta un catálogo literario serio pensando sólo en los libros con público amplio: 'Hoy por hoy en la literatura española, hay suficientes novelas experimentales como para concluir que se trata de una tendencia. Por eso una colección con vocación de actualidad, debe dar cuenta de ello'.

¿Cuándo llegarán a imponerse los monstruos? Eloy Fernández-Porta reflexiona sobre la ruptura definitiva del código normal y dominante y lo resuelve tajante: 'El cambio empezará cuando los que trabajáis en periodismo cultural decidáis que el mejor libro del año lo ha escrito una lesbiana'.

Agustín Fernández-Mallo
Acaba de finalizar su trilogía con la entrega ‘Nocilla Lab’, en Alfaguara.

Robert Juan-Cantavella
Lo último del autor es ‘El dorado’ (Mondadori), pero se dio a conocer con ‘Proust Fiction’ (Poliedro).

Manuel Vilas
‘España’ (DVD) fue un éxito de crítica. Dos años más tarde pasó a Alfaguara para publicar la novela ‘Aire nuestro’.

Juan Francisco Ferré
Es el nuevo finalista del Premio de Herralde de novela, con ‘Providence’.

Vicente Luis Mora
El próximo abril llegará a las librerías el esperado ‘Alba Cromm’ (Seix Barral).

Jordi Carrión
Con ‘Los muertos’ (Mondadori), en el próximo febrero, veremos lo que es capaz de hacer con la memoria histórica.