Público
Público

Livni dice que los árabes-israelíes deberían vivir en un futuro estado palestino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra israelí de Exteriores y jefa del gobernante partido Kadima, Tzipi Livni, manifestó hoy que la creación de un estado palestino debería servir como "solución nacional" a los ciudadanos israelíes de origen árabe.

"Cuando se cree el estado palestino podré dirigirme a los ciudadanos palestinos -que llamamos árabes-israelíes- y decirles: Sois residentes con los mismos derechos, pero vuestra solución nacional está en otro lugar", declaró Livni en una visita a un colegio de secundaria de Tel Aviv.

Y agregó en declaraciones que radió la emisora del Ejército israelí: "El principio es la creación de dos estados para dos pueblos (...) Éste es mi camino para un estado democrático".

La ministra de Exteriores se ha desempeñado en el último año como jefa del equipo negociador israelí en las conversaciones de paz con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), aunque hasta la fecha no se ha prodigado en comentarios acerca de los asuntos bajo discusión.

Sin embargo, no es la primera vez que se refiere en estos términos a la suerte que deberían correr los árabes de ciudadanía israelí y que representan en torno al 20 por ciento de la población del país, una vez que se establezca un estado palestino.

El mes pasado Livni recibió numerosas críticas por parte de diputados árabes del Parlamento israelí (Kneset) cuando manifestó: "Debe quedarle claro a todo el mundo que el Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío".

En aquella ocasión, ya adelantó que las demandas nacionales de los árabes-israelíes deberían concluir una vez que el estado palestino se establezca.

El titular de Cultura, Deporte y Ciencia, Ghaleb Majadele, el único ministro de origen árabe del actual Ejecutivo israelí, condenó las declaraciones de Livni y defendió que "las raíces de los ciudadanos árabes-israelíes de Israel fueron plantadas antes de que el estado fuera creado".

"Son residentes en este país con derechos; su residencia y ciudadanía no están abiertos a negociación. Cualquiera que eleve la idea de transferir población árabe de Israel a los territorios del (futuro) estado palestino es antidemocrático", abundó el ministro.