Público
Público

Llamamiento internacional al cese de las hostilidades entre Georgia y Osetia del Sur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los llamamientos al fin de las hostilidades y a la reanudación de las negociaciones se suceden hoy, al tiempo que se multiplican las gestiones diplomáticas internacionales, ante los combates que libran las tropas de Georgia y los separatistas pro rusos de Osetia del Sur.

Mientras a uno y otro lado del Atlántico, EEUU y la Unión Europea instan al final de la violencia, Rusia toma represalias por la ofensiva militar georgiana, como la suspensión de las comunicaciones aéreas con Georgia, y envía refuerzos a Osetia del Sur para proteger a las tropas de paz rusas y a los ciudadanos de esa región separatista georgiana, en su mayoría con ciudadanía rusa.

En Washington, el Gobierno estadounidense llamó a Georgia, Rusia y Osetia del Sur a un "inmediato" alto el fuego y mandó a un enviado especial a la zona para mediar entre las partes e intentar contribuir al fin de las hostilidades, al tiempo que aseguró que respalda la integridad territorial de Georgia.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, ha llamado a altos funcionarios de las partes involucradas para pedirles que mantengan la calma, mientras que el presidente de EEUU, George W. Bush, ha hablado sobre el conflicto con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, con quien coincidió en Pekín en la inauguración de los Juegos Olímpicos.

También la Unión Europea (UE), a través de la Presidencia francesa de turno, instó a las partes al "cese inmediato de las hostilidades" y a cooperar "sin demora" con la misión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) para reanudar las negociaciones.

La UE abogó por una solución política a la crisis, "dentro del respeto de la soberanía e integridad territorial de Georgia", y aseguró que trabaja en la consecución de "una tregua, con el fin de evitar la extensión del conflicto".

Así, el Alto Representante comunitario para la Política Exterior, Javier Solana, tenía previsto mantener sendas conversaciones telefónicas con los ministros de Exteriores de Georgia, Eka Tkelashvili, y de Rusia, Serguéi Lavrov, dentro de la "muy intensa" actividad diplomática que lleva a cabo la UE, "muy preocupada" por la evolución "dramática" de la situación en Osetia.

Por su parte, Rusia anunció la suspensión de las comunicaciones aéreas con Georgia a partir de esta medianoche, dentro de las "medidas de respuesta" que Putin advirtió que se adoptarían ante la agresión militar georgiana contra Osetia del Sur.

Ello se sumará al envío, por parte del Ministerio de Defensa de Rusia, de refuerzos a Osetia del Sur para proteger a las tropas de paz rusas y a los ciudadanos de la zona.

De hecho, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, quien convocó una reunión urgente del Consejo de Seguridad, afirmó que no permitirá la "muerte impune" de los ciudadanos rusos y advirtió de que los culpables serán castigados.

Ante la grave situación en Osetia del Sur, el Consejo de Seguridad de la ONU ha convocado hoy una segunda reunión de emergencia, tras la celebrada esta madrugada a solicitud de Rusia y que concluyó sin una posición común.

El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, responsabilizó de ello a las actitudes poco claras de algunos de sus miembros, entre ellos Estados Unidos, considerado aliado del Gobierno georgiano.

También el Consejo Permanente de la OSCE celebró hoy una reunión extraordinaria en Viena, la cual reflejó las posiciones contrarias de Moscú, que asegura que no está en guerra con Georgia como denuncia Tiflis, que a su vez ha solicitado ayuda a la comunidad internacional.

Esta sesión tuvo lugar horas después de que el presidente de turno de la organización y ministro de Exteriores finlandés, Alexander Stubb, pidiera el cese de la violencia e invitara a las partes a reunirse en Helsinki para negociar una solución pacífica.

En la misma línea, el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, instó a las partes a detener "inmediatamente" los choques armados y a utilizar el diálogo directo como solución.

Alemania urgió a detener la "espiral de violencia" en Osetia del Sur y emplazó a Georgia y Rusia a volver al diálogo y a dar pasos para pacificar la región, al tiempo que el Reino Unido pidió un alto el fuego inmediato e instó a las partes a retomar el diálogo.