Público
Público

Llamazares cree que "miente quien diga que nunca negociará con ETA"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato a la Presidencia del Gobierno por IU, Gaspar Llamazares, ha declarado hoy que "miente" quien diga que nunca negociará con ETA y se ha mostrado favorable a que se abra un nuevo proceso siempre que la banda terrorista abandone las armas.

En un acto público en Guillena (Sevilla), Llamazares se ha mostrado convencido de que tanto si gobierna el PSOE como si lo hace el PP, dialogarán con la banda terrorista, "aunque digan ahora lo contrario".

Tras reconocer que el llamado "proceso de paz" ha vivido "momentos bajos", el candidato de IU ha sostenido que su coalición siempre se ha mostrado partidaria de que "se luche democráticamente frente a los violentos" y contraria a la ilegalización de partidos porque no ayuda a "abrir los puentes hacia la paz".

"Para que se abra un nuevo proceso -ha matizado Llamazares- tiene que haber un cese definitivo e irrenunciable de las armas" y a partir de aquí se podría establecer en su opinión una "negociación política" entre "las fuerzas políticas".

Durante su intervención en un encuentro con militantes y simpatizantes en Guillena, al que han asistido unas 200 personas, Gaspar Llamazares se ha referido a las últimas propuestas del PP en materia de inmigración y las ha calificado como un intento de "enfrentar a los trabajadores españoles y a los trabajadores inmigrantes".

Ha instado a los militantes de IU a "hacer ver" a los trabajadores españoles que "su enemigo no son los inmigrantes", sino los "empresarios explotadores y los gobiernos conservadores".

Llamazares también ha aludido a la "política exterior" del Gobierno de Zapatero y ha destacado que "aunque comenzó bien retirando las tropas de Irak", el Ejecutivo se ha pasado el mandato "pidiendo perdón" por esta acción, "tanto al PP como a Bush", de ahí que se hayan mantenido las tropas españolas en Afganistán.

El líder de IU ha criticado también al Gobierno por "utilizar" al pueblo saharaui, "que lucha legítimamente por su autodeterminación", como "moneda de cambio" para "ganarse los favores de Marruecos".