Público
Público

Llamazares diagnostica un "síndrome confusional" en el seno del PP por la Ley de Aborto

Izquierda Abierta reivindica un frente común de pluralidad política para unir fuerzas y dar una respuesta contundente a los intentos clandestinos del Gobierno de hacer que los derechos de las mujeres sufran un retroceso de 25 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Izquierda Abierta ha celebrado unas jornadas de debate bajo el lema 'Ley del Aborto: a un paso de la clandestinidad' en la que han participado portavoces de diversas plataformas como Mujeres ante el Congreso, la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género, Asamblea Feminista de Madrid y la Federación de Planificación Familiar de España. Así como, representantes del grupo socialista, IU y EQUO.

En el acto, los diferentes ponentes han condenado rotundamente la 'supuesta modificación' de la ley que suprimiría la libre interrupción voluntaria del embarazo durante las primeras 14 semanas de gestación y restringiría también el aborto en caso de malformación fetal, uno de las indicaciones reconocidas en la ley del 1985. Además, han instado a la creación de un frente unido de pluralidad política que una fuerzas y plante una respuesta contundente a las pretensiones del Ejecutivo mediante la información, el debate público, la transparencia y la movilización social. 

Montse Muñoz, miembro de la Ejecutiva federal de IU y portavoz de Izquierda Abierta, ha inaugurado el evento con una crítica inflexible a la anunciada Contrarreforma de Gallardón: 'esta medida supondrá un retroceso de 25 años de lucha por los derechos de la mujeres'. La portavoz ha inferido la existencia de un lobby religioso que busca mermar la libertad de decisión, las conquistas en Igualdad y convertir a las mujeres 'en ciudadanas de segunda que necesitan ser tuteladas'. La dirigente de IA ha calificado las declaraciones de la diputada del PP Beatriz Escudero de 'falta profunda de respeto' y ha añadido que 'igual la diputada no tiene capacidad para tomar sus propias decisiones pero el resto de mujeres sí'. 

Una representante de la Plataforma de Mujeres en el Congreso ha manifestado que de aprobarse la ley de Gallardón, España se situaría a la cola de Europa en materia de educación sexual y de derechos sexuales y reproductivos y ha calificado de 'juego perverso' la actuación clandestina y antidemocrática del Gobierno de no poner sobre la mesa su propuesta de Ley e ir dando breves revelaciones acerca de su contenido.

A esto último se ha referido también el portavoz del grupo Izquierda Abierta y coordinador de parte del debate, Gaspar Llamazares, quien ha calificado de 'política de bandazos y estrategia sinuosa' las prácticas del Ministro de Justicia o el 'Ministro de las Tinieblas'. El diputado y médico denuncia que el Gobierno está llevando a cabo un 'trámite clandestino que hace preveer una iniciativa que va a clandestinizar a las mujeres'. Éste asunto -puntualiza el dirigente de la izquierda- está despertando polémica en el seno del partido, a quien le diagnostica un 'síndrome confusional'.

'El gobierno está funcionando como el franquismo, por rumorología''El gobierno está funcionando como el franquismo, por la rumorología' explicaba a Público el parlamentario tras el acto 'y los rumores que se extienden adelantan un proyecto muy restrictivo; 'preconstitucional casi e inquisitorial'.  Llamazares ha adelantado que podría seguirse para conformar la nueva Ley del Aborto una indicación, que dio en su momento la parte más reaccionaria del Colegio de Médicos, consistente en la creación de una suerte de Comisión Ética que determinaría si los informes de los médicos son válidos o no -una 'práctica franquista' que no haría sino deteriorar el ambiente de trabajo de los profesionales sanitarios- añadía el diputado de Izquierda Abierta.

Otro de los participantes Gabriel Echevarri, miembro de la Comisión de Igualdad del Congreso del PSOE, ha puesto de manifiesto la inseguridad jurídica a la que podrían ser condenadas las mujeres con esta nueva reforma. El partido popular otorga al no nacido la titularidad del derecho a la vida, pero el diputado afirma que 'la Constitución no recoge que los bienes jurídicos (estatus legal que se le otorgaría al feto) puedan acogerse a un derecho fundamental' ha explicado el jurista. 'No sé si a Gallardón se le ha aparecido el espíritu de la Constitución, pero sus fundamentos son anticonstitucionales y no los aprobaría el Tribunal Constitucional'. 

Los asistentes a la jornada de debate escuchaban indignados las ponencias y eran frecuentes los comentarios del tipo: 'parece mentira que tengamos que volver a escuchar estos discursos'; 'y parecía que ya no hacía falta un Ministerio de Igualdad'; 'se jubilarán nuestros hijos y aun seguiremos con este debate'.