Público
Público

Llamazares pide un diálogo sincero entre el Gobierno central y el vasco para un acuerdo de mínimos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder de IU, Gaspar Llamazares, ha reivindicado hoy un "diálogo sincero" entre el próximo Ejecutivo central y el Gobierno Vasco que "permita alcanzar un acuerdo de mínimos sobre la base de la defensa de los derechos humanos y la aceptación del derecho a decidir como un ejercicio de participación ciudadana".

Llamazares ha presidido este mediodía en San Sebastián un acto de precampaña electoral, en el que ha leído un Manifiesto por la Paz y la no Violencia, aprobado por la presidencia de Ezker Batua, que ha sido recitado en euskera por el coordinador de esta formación vasca, Javier Madrazo.

En el texto, EB asegura que "dar la voz a la sociedad en el camino hacia la paz y la normalización política es un reto pendiente de la democracia española y, sin duda alguna, está en el origen de fracasos como el de Argel, el de Lizarra o el de Loiola".

"Tenemos como referente válido la Declaración de Downing Street, que marcó el punto de partida de un auténtico proceso de paz y normalización política en Irlanda del Norte", agrega el documento.

EB considera que "este marco de diálogo y entendimiento debe desarrollarse también en el conjunto de la sociedad vasca y entre las organizaciones y formaciones políticas".

Opina, en este sentido, que "el diálogo político, tanto en el ámbito parlamentario como en el social, es una piedra angular para tejer un acuerdo amplio y mayoritario que posibilite articular y cohesionar detrás de él a la sociedad vasca".

"Somos plenamente conscientes de que una superación en clave democrática, pacífica y consensuada del conflicto político actual necesita de la apertura de ese proceso de diálogo y acercamiento entre el conjunto de las fuerzas políticas vascas sin más exclusión que la de quienes se quieran autoexcluir", añade la declaración.

Tras asegurar que hay que "continuar trabajando sin descanso por la paz y la normalización política", EB señala que "combatir el terrorismo a través de la aplicación del Estado de Derecho, sin atajos y a través de la colaboración internacional", no significa renunciar a la búsqueda de una "salida dialogada" que permita "consolidar un futuro de convivencia plural".

Considera que las "aspiraciones plurales y legítimas de la ciudadanía vasca a poder decidir su futuro encontrarían un encaje político y jurídico natural y propio en una República Federal, constituida sobre la libre adhesión de todas las partes que la integran".

En el manifiesto, EB se refiere además a la izquierda abertzale y dice que ésta tiene la "obligación política y ética de suscribir" que todo proceso de paz y diálogo exige la defensa de los derechos humanos, una apuesta por las vías políticas y democráticas, y el cese de la violencia.

Tras recalcar que la izquierda abertzale "no podrá eludir indefinidamente" esta demanda social, EB considera asimismo "imprescindible" reiterar el "compromiso activo con todas las víctimas de la violencia, sin excepción".

En su declaración, EB opina además que un "Estado de Derecho debe mostrar en todo momento su autoridad moral sobre el terrorismo y quienes lo legitiman, siendo garante de una política penitenciaria justa y una legislación respetuosa con los derechos democráticos, incluido el reconocimiento de proyectos políticos".