Público
Público

"Llegas aquí y sin querer piensas... ¿y si ocurriera?", dice Alberto Iglesias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El compositor español Alberto Iglesias, candidato al Óscar por tercera vez gracias a la partitura de "Tinker Tailor Soldier Spy", dijo hoy que éste "sería un buen momento" para cumplir ese sueño y que, una vez puestos los pies en Hollywood, las ilusiones se disparan.

"No lo sé, me han dicho que es muy difícil, pero llegas aquí y sin querer piensas... ¿y si ocurriera?", explicó el donostiarra en una rueda de prensa organizada en un hotel de Beverly Hills (Los Ángeles). "Las otras películas tienen partituras muy buenas y la mía... no está mal", añadió entre risas.

Los rivales de Iglesias en la categoría de mejor banda sonora son John Williams, por partida doble, ("The Adventures of Tintin" y "War Horse"), Ludovic Bource ("The Artist") y Howard Shore ("Hugo").

"Williams es el amo del invento y Shore también. Luego está el fenómeno de 'The Artist' que está gustando tantísimo a todo el mundo... Pero de todas mis nominaciones la que más me gusta es ésta. La experiencia que he vivido ha sido muy importante", manifestó.

Del rodaje de esta historia, en la que se ha encargado de dar calidez al gélido engranaje de los espías creados por John Le Carré, destacó la sintonía que mantuvo con el director, el sueco Tomas Alfredson.

"Es muy especial, un tipo muy inteligente y al mismo tiempo muy fácil. Trabajar con él fue coser y cantar, aunque con algunas dificultades, como siempre. Pero es de los trabajos más fáciles que he hecho. Eso hace que le tenga un cariño especial a la cinta", declaró Iglesias.

Su obra, una de las más sobrias de su carrera, destaca precisamente por ir en contra de algunos de los mecanismos habituales a la hora de crear una banda sonora.

"Tal vez me hayan nominado por no subrayar la historia, por no señalar cada cosa. Hay partituras que buscan desesperadamente la lágrima o el miedo, pero este lenguaje es más elusivo, más indirecto, no buscar decir exactamente lo mismo que las imágenes", indicó el compositor.

La película, ambientada en los años 70, narra la misión especial asignada al agente retirado George Smiley (Gary Oldman) quien, junto a otros exespías, tratará de descubrir la identidad de un "topo" que se ha infiltrado entre las altas instancias de los servicios secretos británicos.

El español obtuvo nominaciones previamente por "The Constant Gardener" (2005) y "The Kite Runner" (2007), si bien aún le falta poner la guinda a su trayectoria con una estatuilla.

En su caso parece que la experiencia no es un grado y acudirá a la gala en el centro Hollywood y Highland con ciertos nervios.

"Soy un poco infantil", admitió. "Se me olvidan las experiencias bastante rápido. En los Goya gané y me puse nerviosísimo, puede que la vez que más. A veces me sale algo incontrolado y según pasan las horas se crea una expectación y me pongo más nervioso -comentó Iglesias-, pero creo que lo puedo controlar".

El compositor, ya confirmado como el mejor creador español de música para cine tras una carrera profesional labrada al amparo de Pedro Almodóvar, pensaba originalmente que podría regresar a los Óscar por su trabajo en "La piel que habito".

"Tenía ilusiones con ese trabajo, pero es difícil entrar en los Óscar con una partitura de una película de habla no inglesa. Creo que, de hecho, ha ayudado a 'Tinker Tailor Soldier Spy'. Creo que ha recibido un empujón, o al menos esa es mi percepción", apuntó.

En su quiniela particular para la gala del domingo desearía la estatuilla para Oldman, protagonista del filme para el que Iglesias creó la banda sonora, aunque concede que George Clooney ("The Descendants") y Jean Dujardin ("The Artist") tengan más opciones.

"Gary hace un trabajo estupendo y, de las películas que he visto, es la actuación que más me gusta", reconoció.

También echó de menos la nominación para su compañero Cliff Martínez por la banda sonora de "Drive", un trabajo que considera "tendrá muchísima influencia en los escritores jóvenes".

Iglesias disfruta este momento y es consciente de que en Los Ángeles "eres más visible" y puede resultar más sencillo recibir propuestas interesantes.

"Me impresiona la apertura de los cineastas a la hora de buscar al compositor allá donde estén", señaló. "Estoy contento de no emigrar, aunque estoy dispuesto a hacerlo en cualquier momento. Estar 6-8 meses sin trabajar... hay que moverse y vivimos una situación difícil", añadió.

Por último, apuntó que no tiene un discurso preparado en caso de ganar el Óscar.

"Es mejor así. Si no te lo dan te quedas rumiándolo y con el típico papel en el bolsillo. Me lo tendría que comer", finalizó.

Antonio Martín Guirado