Público
Público

Se lleva el susto de su vida al encontrar una gran serpiente en su cocina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un joven vecino del barrio de la Trinitat de Barcelona se llevó la madrugada del pasado domingo el susto de su vida cuando, aún somnoliento tras despertarse de madrugada, fue hacia la cocina y se encontró de frente con una gran serpiente, de casi un metro y medio de largo.

Según ha informado a Efe el sargento de los Mossos d'Esquadra César Obea, responsable de la unidad de seguridad ciudadana del distrito de Sant Andreu, la serpiente, de color blanco y negro, logró escapar del terrario donde la tenía su propietario, que vive justo un piso por debajo de donde fue hallada.

Los hechos ocurrieron hacia las 05.30 horas de la madrugada del pasado domingo, cuando un joven de unos 30 años, de origen pakistaní, se despertó y se dirigió a la cocina para coger algo de la nevera.

Una vez que llegó a la cocina, aún somnoliento, se encontró de frente a la larga serpiente, lo que le provocó un gran susto y, muy agitado, despertó a sus compañeros de piso, también de origen pakistaní.

Sus compañeros de piso también se pusieron muy nerviosos por la presencia de la gran serpiente, que pese a atemorizar a todos se mostró muy mansa y no atacó a nadie.

Armados de valor, entre todos los acongojados compañeros de piso lograron colocar a la serpiente en el interior del primer recipiente que tenían a mano: un cubo de pintura blanca que estaba medio lleno.

Los espantadizos vecinos avisaron entonces a los Mossos d'Esquadra, que se encontraron al animal medio asfixiado -porque habían tapado el cubo- y completamente teñido de blanco.

Los agentes se llevaron al animal a comisaría, donde se presentaron los agentes rurales, que trasladaron a la gran serpiente al Centro de recuperación de fauna salvaje de Torreferrussa, en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).

Los veterinarios limpiaron al animal -que había quedado lleno de pegajosa pintura blanca- y mantienen a la serpiente en tratamiento a la espera de que su propietario la vaya a buscar, ya que no se trata de ninguna especie protegida.

Según ha explicado el sargento Obea, el propietario del animal tenía todos los permisos en regla para tener a la serpiente en un terrario de su casa, aunque no pudo evitar que ésta lograra escapar y subir un piso hasta la casa donde viven los vecinos pakistaníes.