Público
Público

Lloret quiere poner freno al turismo de borrachera

El alcalde que está "harto" de que el municipio sólo salga en los medios por los altercados entre turistas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alcalde de Lloret de Mar (Girona), Romà Codina, quiere reducir los horarios de apertura de las discotecas para evitar más batallas campales como la del pasado lunes, en la que se vieron envueltos unos 400 jóvenes y que terminó con cargas de los Mossos d'Esquadra. El regidor baraja diversas medidas para disuadir a los visitantes que sólo acuden a esta localidad de la Costa Brava para beber y visitar discotecas.

Codina aseguró ayer que está 'harto' de que el municipio sólo salga en los medios por los altercados entre turistas que se registran verano tras verano en la Avenida Just Marlès, donde están las discotecas y pubs. De momento, y como mínimo hasta finales de esta semana, habrá ocho furgones antidisturbios de los Mossos d'Esquadra de refuerzo y se ampliará el número de agentes de la policía local en horario nocturno. 'Tenemos que coger el toro por los cuernos. Como alcalde no quiero pasarme otro verano con la inquietud de si ha sido o no una noche tranquila', aseguró.

El alcalde cree que la reducción de los horarios evitaría que el municipio se convierta en una fiesta continua. 'Además, habría más tiempo para limpiar las calles y dejarlas en condiciones para el turismo familiar', especificó. Codina ha hecho llegar esta petición al conseller d'Interior, Felip Puig, que ayer aseguró que el debate sobre los horarios se abordará pasado el verano.

Otra medida que el consistorio quiere implantar la próxima temporada es la prohibición de dormir en el coche dentro del casco urbano. En los últimos meses se ha detectado que muchos jóvenes del sur de Francia vienen los fines de semana a Lloret sólo para salir de fiesta y acaban durmiendo en su vehículo. También impulsará una ordenanza para terminar con la prostitución en la calle. En materia de seguridad se quiere ampliar el número de cámaras en las zonas más conflictivas e intentar aumentar el número de efectivos policiales.

El alcalde consideró 'totalmente justificada' la carga policial, que se originó por una discusión entre dos grupos de turistas. Los agentes intentaron dispersarlos, pero algunos se enfrentaron a la policía y los Mossos d'Esquadra dispararon al aire balas de aire comprimido. 'Cuando hay individuos violentos que se encaran con la policía y buscan pelea, hay que actuar', dijo Codina. El alcalde insistió en que Lloret no tiene problemas graves de seguridad. 'De lo contrario -concluyó-, no visitarían el municipio 1,2 millones de turistas cada año'.

DISPLAY CONNECTORS, SL.