Público
Público

La lluvia acelera la fusión de un glaciar de península antártica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Alister Doyle

Un aumento de las precipitaciones en la península antártica está acelerando el deshielo de glaciares como el de Sheldon, que se ha reducido dos kilómetros en 20 años y está elevando ligeramente los niveles del mar, dijo un destacado experto.

"La lluvia es muy corrosiva con los glaciares y al menos es responsable en parte de que este glaciar se retraiga", dijo David Vaughan, un glaciólogo británico de Investigación Antártica, a bordo de una lancha rápida inflable en una bahía que había estado cubierta de hielo durante miles de años.

"El glaciar se ha retraído desde 1989 y ha dejado esta agua abierta. Y eso mismo pasa con el 87% de los 400 glaciares a lo largo de la península antártica", dijo a Reuters.

El hielo se resquebraja y gruje cuando rocas de 70 metros de alto de la parte delantera del glaciar Sheldon se desmoronan, algunas de un color blanco azulado. Los icebergs algunas veces se fraccionan en el mar, donde nadan los pingüinos y focas.

ha disminuido dos kilómetros desde 1989, aparentemente a causa del calentamiento global que provocan los gases de efecto invernadero emitidos cuando se queman combustibles fósiles, dijo Vaughan.

El viernes y el jueves las temperaturas era bajas y los cielos estaban despejados. La lluvia salpicó el glaciar el miércoles y ya ha caído ya varias veces este mes.

Vaughan dijo que la lluvia era cada vez más frecuente en el verano peninsular, cuya parte septentrional sobresale hacia América del Sur. La península se está calentando más rápidamente que ningún otro sitio en el hemisferio sur.

Vaughan, un miembro líder del Panel Climático de la ONU, dijo que había signos de preocupación porque los grandes glaciares del sur estaban también empezando a verter más agua al mar.

"Lo preocupante es (...) que los glaciares mucho más grandes (más al sur) van a empezar a hacer lo mismo", dijo. El deshielo del gran glaciar Isla Pino a unos 500 km al sur también se acelera.

La península cubre una fracción de la Antártida, un continente helado mayor que Estados Unidos y que contiene la mayor parte de agua dulce.

Más de 190 gobiernos han acordado elaborar para finales de 2009 un nuevo tratado de la ONU para combatir el calentamiento global, en parte porque temen que la subida del nivel del mar podría anegar las islas del Pacífico o inundar ciudades costeras desde Amsterdam a Sídney.

Las temperaturas medias de la península han aumentado hasta tres grados en los pasados 50 años frente a la media mundial de 0,7 grados en el último siglo.