Público
Público

La lluvia no da tregua en Córdoba mientras los vecinos siguen limpiando lodo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las lluvias no dan tregua en la provincia de Córdoba, donde la crecida del río Guadalquivir afecta a cientos de viviendas construidas en el entorno del aeropuerto desde hace dos semanas y se han visto nuevamente anegadas por las precipitaciones de los últimos días, aunque los vecinos siguen limpiando el barro.

Según los datos facilitados a Efe por el Observatorio Meteorológico del Aeropuerto de Córdoba, durante el último episodio de lluvias, que comenzó a las 19.00 horas de ayer, se han registrado en la capital 31,2 litros por metro cuadrado, mientras que en lo que va de mes, y hasta las 8.00 horas de hoy, han caído en total 240,7 litros por metro cuadrado.

Como consecuencia de las últimas precipitaciones, el caudal del Guadalquivir a su paso por Córdoba alcanza hoy los 1.300 metros cúbicos por segundo, si bien este volumen no ha supuesto más desalojos en viviendas, en las que a pesar de la lluvia se sigue limpiando el barro traído por el último desbordamiento del Guadalquivir.

En cambio, sí han vuelto a verse nuevamente anegadas las casas construidas en el entorno del aeropuerto que se inundaron a primeros de diciembre y en las que también entró el agua en febrero.

"Se ha perdido todo otra vez, tenemos que empezar de nuevo, como antes", se lamenta José, uno de los vecinos de Guadalvalle que intenta limpiar el lodo de su casa que se ha inundado por segunda vez en este año.

A pesar de estas últimas lluvias que le han hecho perder los enseres que había comprado hacía pocos meses, "aunque ahora por lo menos conseguimos coger algo de ropa antes de salir corriendo" comenta José, este vecino confía en recuperar su vivienda "poco a poco, otra vez. Otra cosa no hay", se resigna.

En cambio, más afligido se muestra Antonio Martínez, jubilado y también vecino de Guadalvalle, al afirmar: "no tengo dinero, no tengo nada y además una máquina para bombear agua cobra entre 86 y 60 euros a la hora".

"Estoy amargado" asegura Antonio, que también se queja de la pasividad que, en su opinión, muestran las autoridades públicas, porque "aquí todavía no ha venido nadie a limpiar. Estamos solos, abandonados".

Sin embargo, en otras zonas del entorno del aeropuerto sí trabajan máquinas de Tragsa y de Emacsa en la retirada de lodos, aunque con la incertidumbre sobre la utilidad de este trabajo, pues la provincia de Córdoba continúa en alerta amarilla por fuertes lluvias hasta esta medianoche, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Además, los pantanos cordobeses hoy se encuentran al 83,92 por ciento de su capacidad, con 2.862,907 hectómetros cúbicos almacenados frente al 3.248,20 hectómetros de capacidad.