Público
Público

La lluvia y el viento disipan el humo sobre la capital rusa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La lluvia y el viento disiparon hoy totalmente el humo que cubrió durante varios días Moscú y que junto con el calor duplicaron, como admitieron las autoridades, la tasa de mortalidad en la capital rusa.

La lluvia que cayó esta noche sobre el centro de Moscú estuvo acompañada de tormentas y fue recibida como una bendición por los moscovitas, agobiados por la mayor ola de calor en los 130 años de la historia de las observaciones meteorológicas en Rusia

Por primera vez en varias semanas, hoy la temperatura máxima en la capital rusa apenas superará los 30 grados centígrados.

Sin embargo, el director del Centro Meteorológico de Rusia, Román Vilfand, advirtió de que todo indica que el alivio que experimentan los moscovitas será pasajero, pues "apenas cese el viento, el humo volverá a la ciudad".

"Los incendios forestales no han desaparecido. Las altas presiones y el anticiclón harán que el humo vuelva a Moscú", dijo hoy el meteorólogo, citado por la agencia Interfax.

Vilfand indicó que a partir de hoy la temperatura en la región de Moscú experimentará un descenso de entre 3 y 5 grados de los actuales 36-37.

Pero recalcó que, aun así, la ola de calor se mantendrá, con "temperaturas más propias del Sahara y Asia Central" que de la parte europea de Rusia.