Público
Público

Logo de crema para café confunde a padres y pone en riesgo bebés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una marca de crema para café,que en su logotipo incluye a una osa con su cría, se estáusando para alimentar a bebés porque sus padres confunden elproducto con un sustituto de la leche materna, advirtió unequipo de investigadores en Laos.

En la revista BMJ, el equipo alertó que la crema para caféThe Bear Brand, de Nestlé, confunde a los padres que nocomprenden la etiqueta del producto.

The Bear Brand comercializa fórmula infantil con un dibujoanimado en el logotipo de una osa que mece a su cría en brazos;el mismo logotipo aparece en la etiqueta de la crema para caféde la misma marca.

La etiqueta dice en idioma inglés, laosiano y tailandés quela crema no es un sustituto de la lactancia e incluye unafotografía de una mamadera cruzada por una línea.

No obstante, dado que en Laos se habla una docena deidiomas y tiene una alta tasa de analfabetismo, muchos padresno podrían leer la etiqueta de la crema para el café, precisóel equipo de Hubert Barennes, del Instituto Francófono para laMedicina Tropical en Laos.

El equipo decidió estudiar la cuestión tras descubrir quevarios niños que habían visto con malnutrición proteica habíanconsumido la crema para café Bear Brand.

Los investigadores encuestaron a 26 pediatras en Laos yentrevistaron a personas de hogares seleccionados al azar encinco provincias laosianas.

Veinticuatro pediatras dijeron que los padres "a veces" o"a menudo" les daban a sus bebés crema para café como reemplazode la lactancia. De los 1.098 adultos laosianos encuestados, lamitad pensaba que el logotipo indicaba que el producto era parabebés.

Un quinto dijo que le había dado el producto a su bebé.

"El mensaje no verbal del logotipo de The Bear Brand es queel producto es para bebés", escribió el equipo. "El poder delmensaje visual no disminuye con un texto de advertencia o unsímbolo confuso de una mamadera tachada", añadieron losautores.

"Dado que el logotipo induce fácilmente a confusión nodebería autorizarse su uso en productos que no sean fórmulapara bebes", concluyó el equipo.

Los autores opinan que se necesitan más estudios paraconocer si existe el mismo problema en otros países endesarrollo.

FUENTE: BMJ Online First, 10 de septiembre del 2008