Público
Público

Logran colar símbolos franquistas en el Valle

Actos antifascistas por un lado y homenajes a Francisco Franco y a José Antonio Primo de Rivera por otro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Actos antifascistas por un lado y homenajes a Francisco Franco y a José Antonio Primo de Rivera por otro. Simpatizantes de uno y otro bando se acercaron ayer al Valle de los Caídos (San Lorenzo de El Escorial, Madrid) o se manifestaron por las calles de Madrid.

Los simpatizantes del dictador acudieron a una misa en la sierra madrileña. La ley prohibe entrar en el Valle de los Caídos con símbolos franquistas, pero algunos lograron burlar la seguridad e introdujeron dentro parafernalia anticonstitucional, según Scott Boehm, socio del Centro de los Derechos Humanos de la Universidad de Berkeley.

Por la noche, la Falange convocó una marcha nocturna desde la calle de Génova, en Madrid, hasta el Valle de los Caídos, a más de 50 kilómetros de distancia. En el acto participó Ricardo Sáenz de Ynestrillas, secretario de organización política del partido.

Unas 300 personas acudieron a la salida de la marcha y escucharon un discurso a cargo de Ynestrillas trufado de referencias al fascismo, a la unidad nacional y al “asesinato por los socialistas” del líder de la Falange, José Antonio Primo de Rivera. Los convocantes creen que la Guardia Civil no les va a dejar entrar en el Valle de los Caídos así que piensan dejar una corona de flores en una iglesia cercana al mausoleo.

Por la mañana, una treintena de personas del Foro Social de la Sierra de Guadarrama, de izquierdas, se concentraron a las puertas del Valle de los Caídos con pancartas que decían: “Basta ya de homenajes a un dictador”, “A los que lucharon por la libertad” y “No más homenajes a genocidas”.

Por la tarde, unos 2.000 jóvenes antifascistas recorrieron el centro de Madrid y recordaron el asesinato, hace un año, del joven Carlos Palomino a manos de un neonazi. El lema de la marcha fue: “Miles de voces, ¡una misma lucha! Madrid contra el fascismo”. En la marcha, los presentes ondearon banderas independentistas catalanas, de Solidaridad Obrera y se corearon gritos en contra de la monarquía y del capitalismo. Frente a la parada de metro donde fue asesinado Palomino, los participantes corearon: “¡Carlos, hermano, nosotros no olvidamos!”.