Público
Público

Londres apuesta por dividir a los rebeldes en Afganistán

Miliband quiere que los moderados «cambien de bando»

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Reino Unido quiere hablar de política con la insurgencia en Afganistán y ofrecer una alternativa a los talibanes moderados. Así lo confirmó ayer en Bruselas el ministro de Exteriores británico, David Miliband, ante los embajadores de la OTAN. Al mismo tiempo, el primer ministro, Gordon Brown, alardeó del éxito de una misión al sur del país que pretendía pacificar la región ante las elecciones presidenciales del 20 de agosto.

Miliband no ocultó que julio ha sido el peor mes para Londres en siete años de presencia en Afganistán. 23 soldados han muerto en julio, elevando hasta 192 la cifra total de militares británicos muertos, diez más de los que hanfallecido en Irak.

Quizá por ello, mientras Brown exhibía músculo militar, su ministro de Exteriores pedía inteligencia política para dividir a los talibanes: "La elección es muy simple: más incentivos para que cambien de bando y abandonen la lucha, y una acción más severa contra los que se nieguen". Según Miliband, a los insurgentes más moderados hay que mostrarles "un camino para volver a sus pueblos y trabajar sutierra o darles un papel dentro de las fuerzas de seguridad afganas".

Sintonía con Obama

Su postura supone una enmienda a los siete años de operaciones de la OTAN y la aceptación de que sólo con soldados no se puede ganar la guerra. "No forzaremos a los talibanes a rendirse sólo a través del uso de la fuerza y las armas", asumió Miliband.

El nuevo enfoque británico sintoniza con la vuelta de tuerca de Washington a la estrategia aliada, que con Barack Obama en la Casa Blanca está mucho más en línea con las propuestas de los aliados europeos: la transferencia de competencias de seguridad a los mandos afganos, la reconstrucción de la economía e infraestructuras y la inclusión de los vecinos Pakistán e Irán en la ecuación que pacifiqueel país.

Para ello es imprescindible, según la Alianza, asegurar que las elecciones del 20 de agosto no se vean ensombrecidas por la violencia. En ese sentido, Brown anunció ayer el "éxito" de la operación Garra de pantera, que movilizó a 3.000 de los 30.000 soldados británicos en la provincia de Helmand, al sur del país.

La ofensiva, la más importante dirigida por el Reino Unido, logró recuperar parte de la desértica provincia y "hacerla segura para 100.000 personas", aseguró el primer ministro británico.