Público
Público

Londres investiga varios asesinatos de su Ejército en Basora

El ministerio de Defensa atiende las demandas de cinco iraquíes que acusan de tortura a los soldados británicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio británico de Defensa propuso hoy investigar la muerte de varios iraquíes bajo custodia del Reino Unido en Basora en 2004, después de que no pudiera concluirse un proceso judicial por falta de información. Un grupo de seis iraquíes, cinco de los cuales supuestamente también formaron parte de ese conjunto de reclusos, había presentado un recurso ante el Tribunal Supremo de Londres alegando torturas y malos tratos por parte de las tropas británicas.

Sus abogados, que pedían una investigación independiente de los hechos, explicaron que unos 20 civiles fueron detenidos el 14 de mayo del 2004 tras la 'batalla de Danny Boy', entre soldados británicos e insurgentes iraquíes, cerca de la ciudad de Majar-al-Kbir, en Maysan.

Desde el comienzo del proceso, el pasado 22 de abril, los representantes de las víctimas argumentaron que los británicos trasladaron a los presos a la base militar de Abu Naji, donde los torturaron y, en algunos casos, asesinaron. Cinco de los demandantes aseguraron haber sido personalmente objeto de palizas y torturas, como privación de sueño o de agua.

Durante el juicio, el Ministerio de Defensa negó que hubiese habido un mal comportamiento de los soldados y mantuvo que los iraquíes habían muerto durante los enfrentamientos armados, pero hoy su responsable, Bob Ainsworth, reconoció que los jueces tenían poca información sobre lo sucedido para poder emitir un juicio razonable.

El abogado gubernamental, Clive Lewis, dijo que el ministro, en el cargo desde el pasado 5 de junio, 'lamentaba profundamente' no haber podido presentar ante el tribunal documentos relevantes sobre el suceso en el calendario previsto, por lo que proponía ahora llevar a cabo una pesquisa de los hechos.

La investigación, cuyos detalles precisos aún no se han dado a conocer, intentará arrojar luz sobre 'el asesinato de detenidos iraquíes en el Campo Abu Naji del sur de Irak en la noche del 14 al 15 de mayo de 2004, y alegaciones específicas de maltrato por parte de cinco nacionales iraquíes', según Lewis.