Público
Público

Londres justifica la muerte de 15 soldados en Afganistán

El ministro de Exteriores británicos capea las críticas por la muerte de 15 soldados en julio con un argumento: el terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es la única manera que tienen de justificar la muerte de 15 soldados británicos en los últimos días: el terrorismo. El ministro británico de Asuntos Exterires, David Miliband, aseguró este lunes que la estrategia del Reino Unido en Afganistán es 'muy clara' y tiene como objetivo llevar seguridad a las calles de su país. Además, el titular de la diplomacia británica negó que la misión del Reino Unido en el país asiático esté mal encaminada y que los soldados no cuenten con el equipo adecuado.

Así lo afirmó hoy Miliband a la cadena de televisión GMTV tras la preocupación de los ciudadanos por la muerte de 15 uniformados británicos en Afganistán desde principios de julio. 'Esta es una misión que se desarrolla con una estrategia muy clara, sobre todo, que estemos más seguros aquí porque sabemos que estas áreas de Afganistán y su vecino Pakistán son utilizadas para llevar el terrorismo por todo el mundo', dijo el ministro. 'Así que la misión para nosotros es clara', insistió.

Miliband rindió tributo a los soldados fallecidos, pero puntualizó que el envío de más helicópteros no será la solución, puesto que las patrullas de a pie -que hacían muchos de los soldados que perdieron la vida- son 'esenciales' en esta misión. 'No podremos hacer nuestra misión en Afganistán sólo con tanques y helicópteros. El gran peligro que nuestras tropas afrontan es en el terreno', dijo el ministro de Exteriores.

Con la muerte de ocho soldados británicos la semana pasada, asciende a 15 número de fallecidos desde principios de julio y a 184 desde el inicio de las operaciones aliadas en Afganistán en 2001. El alto número de víctimas en la operación 'Garras de la Pantera' en la provincia de Helmand, que busca debilitar a los talibanes a un mes de que se celebren las elecciones generales afganas, ha causado preocupación entre la población y los partidos políticos.