Público
Público

Londres multa con 40 millones al banco JPMorgan

La entidad mezcló los fondos de sus clientes con su capital durante siete años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno británico pretende dejarle casi sin competencias, pero antes de que eso se produzca, la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, en sus siglas en inglés), el regulador de la City, ha dejado un recado de grandes dimensiones a la industria financiera. Ayer, multó con 40 millones de euros al banco de inversión estadounidense JPMorgan por poner en peligro el capital de sus clientes.

La empresa no separó el capital de algunos de sus clientes de los fondos propios entre noviembre de 2002 y julio de 2009, lo que podría haberlos puesto en peligro en caso de insolvencia de la compañía.

El error se produjo tras la fusión con Chase, otro banco de EEUU, y no se corrigió durante siete años. Al principio, el capital de los clientes ascendía a 1.900 millones de dólares pero llegó a alcanzar 23.000 millones en 2008.

La FSA declara que el error no fue deliberado y que los clientes no perdieron dinero. La empresa reconoció la negligencia y aceptó colaborar con el organismo regulador, lo que le ha permitido reducir en un 30% la cuantía original de la sanción. La multa equivale al 1% de la media de los fondos de los clientes.

El ministro de Hacienda, George Osborne, tiene previsto anunciar en un discurso el 16 de junio el fin de los poderes reguladores de la FSA, que pasarán a manos del Banco de Inglaterra. La medida ha sido recibida con preo-cupación por su efecto en una industria financiera que aún no ha superado los efectos de la crisis. Tampoco se sabe cómo afectará el cambio a la persecución de los delitos de cuello blanco en el sector financiero.

Los laboristas entregaron en 1997 el poder para fijar los tipos de interés al Banco de Inglaterra, hasta entonces en manos del Gobierno, pero le quitaron las competencias de regulación para entregárselas a un organismo nuevo, la FSA. Los conservadores creen que ese mecanismo no sirvió para evitar la crisis financiera. Hasta ahora, Osborne no ha concretado si tiene la intención de desmantelar la agencia.