Público
Público

Londres no da aún luz verde a las nucleares

El diseño de las centrales de nueva generación contiene errores significativos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El proyecto británico de construir diez nuevas centrales nucleares aún no ha superado el obstáculo de la seguridad. Los diseños de las centrales de nueva generación no superan actualmente el examen realizado por el organismo público que debe dar el visto bueno a los proyectos.

El veredicto de la HSE (siglas en inglés de la Comisión de Salud y Seguridad) obliga a las empresas fabricantes a realizar cambios significativos en sus proyectos. Aún tienen tiempo para hacerlo, pero las alteraciones pueden provocar aumentos en el coste no considerados por los gobiernos, como está ocurriendo en Olkiluoto 3 (Finlandia).

HSE ha comunicado al proyecto EPR, de las empresas francesas Areva y EDF, la falta de separación entre los sistemas que operan habitualmente la central y los reservados para situaciones de emergencia. 'Aún es pronto para saber si se puede solucionar con medidas adicionales de seguridad o si es necesario introducir modificaciones en el diseño básico', ha dicho la HSE. En el segundo caso, el aumento de costes tendría que ser alto.

El consorcio francés ya ha ofrecido una respuesta con cambios y dice que aún hay tiempo para que la primera de las nuevas centrales comience a generar energía en 2017. La HSE aún no ha hecho una valoración definitiva, pero dice que 'en principio' podría funcionar.

El otro proyecto a consulta, el AP1000 de la empresa estadounidense Westinghouse, también tiene defectos 'significativos'. Algunas de las alegaciones sobre las condiciones de la central no están lo bastante argumentadas con hechos y cifras. HSE tiene dudas sobre algunos aspectos de ingeniería civil y la integridad de la estructura.

Los planes energéticos del Gobierno consideran imprescindible la puesta en marcha de esas centrales. A partir de 2017, las viejas se irán retirando, varias centrales de carbón tendrán que cerrar por razones medioambientales y los proyectos de energías renovables no tendrán aún el impacto necesario como para sustituir la energía perdida.

Para que la primera central empiece a construirse en 2013, la HSE tiene que haber dado luz verde en junio de 2011. La comisión se ha quejado de que todo el proceso de verificación ya va con retraso por culpa de las empresas y porque HSE carece de suficiente personal especializado.

Areva se ha comprometido a que no se repitan los errores cometidos en Finlandia, donde la construcción se inició antes de que el diseño de seguridad hubiera recibido todos los permisos.