Público
Público

Londres ofrece un programa de crédito para las pymes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frank Prenesti

Reino Unido lanzó el miércoles un programa de hasta 20.000 millones de libras esterlinas (unos 22.100 millones de euros) para ayudar a las pequeñas y medianas empresas (pymes) que quieran refinanciar deudas, para impedir la quiebra de compañías con escasez de fondos.

Varios economistas y representantes industriales elogiaron la medida destinada a reactivar el flujo del crédito, aunque dijeron que el programa no era la solución fundamental para una economía que se dirige a la recesión.

El plan es el último intento del primer ministro Gordon Brown, que va perdiendo en los sondeos de opinión y se enfrenta a unas elecciones en 18 meses, para reactivar una economía golpeada por el racionamiento global del crédito. El lunes, el Gobierno había anunciado algunas medidas para el empleo.

El ministro del área de empresas, Peter Mandelson, dijo que el Gobierno garantizará préstamos valorados en 10.000 millones de libras como parte de un nuevo Programa de Capital de Trabajo.

Esto podría servir para asegurar la refinanciación del doble de esa suma para las empresas con un volumen de negocios de hasta 500 millones de libras.

Mandelson también lanzó un Programa de Garantías Financieras para Empresas, asegurando hasta 1.300 millones de libras de préstamos bancarios adicionales a las firmas con un volumen de hasta 25 millones de libras.

Pero algunos analistas cuestionaban si estas iniciativas serían suficientes.

"De 10.000 a 20.000 millones (de libras) suena como una cantidad enorme de dinero, pero teniendo en cuenta la gran magnitud del problema y el desorden en el que se encuentra actualmente el sector bancario, una garantía de un 50 por ciento del Gobierno a las pymes parece totalmente inadecuada", dijo David Buik de BGC Partners.

Algunos líderes empresariales calificaron el anuncio de sólo un paso para restablecer el flujo del crédito.

"Las cosas parecen estar avanzando, pero también tiene que convencerse y forzarse a los bancos a prestar bajo criterios normales", dijo Stephen Alambritis de la Federación de la Pequeña Empresa.

Después de años de crecimiento constante, parece casi seguro que la economía británica entró en una recesión al final de 2008 por primera vez desde 1992. Los economistas predicen una caída de la actividad y cientos de miles de despidos en 2009.

El banco central ha rebajado los tipos de interés a un mínimo récord de un 1,5 por ciento, pero los bancos, muchos de los cuales tienen problemas por malas apuestas financieras, han dejado de ofrecer nuevos créditos a los consumidores y las empresas.