Público
Público

Londres pone freno al exceso en los bonus de la banca

Primeras normas sobre retribuciones de un regulador financiero tras la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presión del lobby financiero de Londres ha surtido efecto. La Autoridad de Servicios Financieros (FSA en sus siglas en inglés) hizo públicas ayer nuevas normas sobre los bonus de los directivos de los bancos para impedir que fomenten la asunción de riesgos excesivos.

La FSA, un organismo público con competencias similares a las de la CNMV en España, ha convertido algunos de los criterios más duros de los que se había hablado en recomendaciones: aplazar el pago de dos terceras partes del bonus a los dos años posteriores a la firma; suprohibición cuando una empresa tiene pérdidas; y que se tome como referencia las cuentas de toda la compañía y no las de un departamento concreto son algunos de los principios que no serán de obligado cumplimiento.

Sin embargo, el regulador insiste en que cumplir la norma de las dos terceras partes no será opcional para la cúpula de las entidades financieras. El regulador financiero exige a los bancos que no permitan que su política de remuneración suponga un incentivo para que los directivos asuman riesgos excesivos que puedan poner en peligro la supervivencia de la compañía.

Además, exige que los bonus no se garanticen para un periodo superior a un año. 'Nuestro código no va a cambiar la cultura de los bonus de un día para otro, pero creemos que las propuestas suponen un primer paso significativo', explicó la FSA. Se prevé que entren en vigor en enero. Si las entidades desobedecen, se arriesgan a multas y a que la Administración les obligue a aumentar capital con el que compensar esos riesgos.