Público
Público

López aboga por prestigiar la Constitución aunque ningún texto sea sagrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lehendakari, Patxi López, ha apostado hoy por "prestigiar" y "poner en valor" la Constitución, el texto del que, ha recordado, nace el Estatuto de Gernika y el autogobierno vasco, aunque ha reconocido que ningún texto es sagrado y "se puede y se debe adaptar" a las nuevas necesidades.

López, que se ha convertido en el primer lehendakari que acude a la conmemoración del aniversario de la Constitución que organiza cada año el Congreso de los Diputados, ha elogiado la Carta Magna como el texto que define las relaciones entre todos los ciudadanos de este país, otorga derechos y libertades.

A su juicio, a las instituciones les corresponde "no despreciar" este texto, sino todo lo contrario, "poner en valor" todo lo conseguido gracias a la Carta Magna, "gracias a estos 31 años de democracia y por los que tanto lucharon, se sacrificaron y arriesgaron tanta gente en este país y también tantos vascos y vascas".

De la Constitución, ha insistido, nace el Estatuto de Gernika y, por tanto, el autogobierno vasco, que es lo que permite contar con un lehendakari, que haya gobierno vasco, Osakidetza (Servicio Vasco de Salud), Ertzaintza y Concierto vasco.

"Es hora de prestigiarlo y de ponerlo en valor y por eso estoy aquí", ha subrayado.

No obstante, preguntado sobre la posibilidad de abordar reformas en al Carta Magna, ha opinado que todos los textos "se pueden y se deben adaptar a las nuevas realidades y a las nuevas necesidades".

Sobre posibles reformas del Estatuto vasco, ha subrayado que cualquier modificación tiene que nacer del consenso y que "cualquier viaje tiene que ser hacia delante", para conseguir más acuerdo y entendimiento de que existe ahora.

"Los viajes hacia atrás, para conseguir menos consenso del que tiene el Estatuto actual no merecen la pena", ha concluido.

Tras Patxi López ha llegado al Congreso la presidenta del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga, quien como él ha pedido "lealtad" a la Carta Magna y ha elogiado lo que su aprobación ha supuesto par la historia de España.

A su juicio, si se precisa alguna modificación, debe hacerse "respetando el procedimiento" establecido en la propia norma y "por supuesto" con "igual o mayor" consenso que el que permitió aprobarla en 1978.

También ha hecho hincapié en la labor que hicieron los "padres" de la Constitución, especialmente la "capacidad de consenso" que demostraron y también por haber dejado a un lado "sus posiciones partidistas" para lograr pactar la norma fundamental.