Público
Público

López admite "problemas" para "vender" la gestión de su Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lehendakari, Patxi López, considera que la gestión del Gobierno vasco que preside es acertada y superior a la de anteriores Ejecutivos, pero admite que tienen "problemas y déficits a la hora de saber venderla", según indica en una entrevista publicada hoy en El Correo y recogida por Efe.

En ésta y en otra entrevista difundida por El Diario Vasco, también recogida por Efe, López se refiere al dato ofrecido por el Euskobarómetro de que el 71% de los vascos desconfía de su gestión y se muestra convencido de que el cambio que quiere introducir su Gobierno "necesita más tiempo para llegar y ser entendido en toda su dimensión por la ciudadanía vasca".

También considera que el año que viene se materializará la transferencia a Euskadi de las políticas activas de empleo, inicialmente prevista para el 1 de enero de 2010 y retrasada después por un acuerdo presupuestario entre el PNV y el PSOE en el Congreso. "No sólo la tendremos, sino que la tendremos en funcionamiento", dice.

"Como lehendakari voy defender los derechos de este país y si me parece que Zapatero hace algo que los perjudica, lo diré", dice en relación a este asunto.

El lehendakari niega que a su gabinete le falte "modelo de país" y asegura que su margen de maniobra "no lo limita el PP -partido que posibilitó su investidura-, sino tener que hacer los presupuestos de 2010 con la recaudación de 2005".

En su opinión, el PP está haciendo "una política inteligente" en Euskadi, ajustándose a "lo que tiene que ser una derecha civilizada y europea. Pero tenemos muchas diferencias con ellos", puntualiza.

De cara a los próximos comicios municipales y forales, afirma que los socialistas no se cierran a ningún pacto, "pero lo analizaremos después de las elecciones de 2011", añade.

Respecto al PNV, dice que espera que el partido nacionalista se centre "en una oposición constructiva, con críticas, pero con espacios para el entendimiento".

López admite que su relación con el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, "es menos fluida de lo que debería ser" y que tendrían que hacer "algo para mejorarla, pero es complicado", reconoce.

Sobre la izquierda abertzale radical, señala que "lo que hace falta es que pasen definitivamente a los hechos"". López está deseando, según dice, que "hagan política de verdad, que suelten amarras -con la violencia-, que tengan coraje".

El lehendakari también se refiere al "caso Egunkaria" y considera "preocupante" que "hayan pasado ocho años" sin juicio. En su opinión, "una justicia que tarda ocho años en resolver deja de ser justa".