Público
Público

López Garrido asegura que España no "ocultará" a Van Rompuy y Ashton

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno español no tiene ningún deseo de protagonismo y no hará sombra a las dos nuevas figuras recién elegidas por los Veintisiete, el presidente estable y la alta representante, durante su semestre de presidencia rotatoria de la UE que comienza en tres semanas.

"No es nuestra intención ocultar a (Herman) Van Rompuy y a la baronesa (Catherine) Ashton para exhibir al presidente del Gobierno. Creemos que la oportunidad de Europa pasa por dar la mayor visibilidad a los dos nuevos cargos", ha afirmado hoy el secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido.

Eso no significa, ha añadido, que no vaya a corresponder a España "un papel relevante" como "presidencia de transición" que deberá poner en marcha las disposiciones del Tratado de Lisboa y sentará precedente en numerosas prácticas no detalladas por el nuevo texto.

López Garrido ha expuesto hoy las prioridades de la presidencia semestral española ante el European Policy Centre (EPC), uno de los centros de estudios más influyentes y activos de Bruselas.

"España cree en la necesidad de que Europa tenga una voz única en la escena internacional" y Van Rompuy y Ashton personifican, cada uno a su nivel, esa nueva voz de los europeos, según el representante español.

Por ello, ha asegurado López Garrido, serán ambos quienes protagonicen las reuniones previstas el próximo semestre entre la UE y países terceros, incluidas las que se celebren en España.

El secretario de estado ha identificado las relaciones exteriores como uno de los cuatro ejes prioritarios de la inminente presidencia española de la Unión; los otros tres serán la salida de la crisis económica, el desarrollo del nuevo tratado, y lo que ha definido como "complicidad con los ciudadanos".

Por lo que respecta a las relaciones exteriores, ha dejado clara a la audiencia la voluntad de las autoridades españolas de "dar fuerza a los nuevos cargos".

Pero ha alertado de que podría darse "la paradoja de que tuviéramos los instrumentos para una verdadera política exterior, pero no las políticas".

Por ello, para que la Unión se convierta de verdad en un actor global, además del tratado "se va a necesitar voluntad política", avisa López Garrido.

El Gobierno español ha planeado numerosos encuentros y "cumbres" con líderes mundiales, entre los que el secretario de estado ha mencionado la reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la prevista en mayo con los gobernantes latinoamericanos.

Respecto a las relaciones con EEUU, ha recordado que fue precisamente durante una anterior presidencia española, siendo Felipe González jefe del gobierno, cuando la Unión concluyó una ambiciosa "agenda transatlántica" con el socio y aliado norteamericano.

"Ahora toca revitalizarla" y avanzar hacia "una nueva generación de acuerdos" entre los Veintisiete y Estados Unidos.

López Garrido ha llamado la atención sobre la "paradoja" que supone el hecho de que entre ambos socios "occidentales", que comparten tantos valores, no tengan acuerdos bilaterales fuertes salvo en el terreno militar a través del tratado que dio origen a la OTAN.