Público
Público

López sienta a su mesa a medio Gobierno... y a Imaz

El líder del PSE presenta en Madrid su plan de cambio para Euskadi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alfredo Pérez Rubalcaba le puso ayer la letra de Working on a dream (Trabajando en un sueño), el último álbum de Bruce Springsteen, a la postulación de Patxi López como “el lehendakari del cambio tranquilo” en Euskadi. Ambos comparten carné socialista y pasión por la música, según confesión de parte. También por Euskadi.

El de Interior, que ofició de presentador, fue sólo uno de los siete ministros que arroparon al líder de los socialistas vascos en su comparecencia preelectoral en el Foro Nueva Economía, en Madrid. También se volcó el PSOE, con una amplia representación de su Ejecutiva, encabezada por el vicesecretario general, José Blanco, y la secretaria de Organización, Leire Pajín. En conjunto, una presencia más nutrida y de más alto rango que la vista en el mismo foro en otras ocasiones, cuando el protagonista era algún miembro del Gobierno.

Y, para mayor expectación, como testigo de excepción, sentado en la mesa “número 2” y bolígrafo en ristre: Josu Jon Imaz. El ahora presidente de Petronor y antes del PNV ya participó en Euskadi en un acto organizado por el PSE con empresarios en un gesto intencionado para contribuir a “la normalidad”, esa que predica Patxi López cuando se compromete a erradicar el lenguaje de “los nuestros y los otros” para conjugar “nosotros”.

El candidato socialista se presenta como el único capaz de “recuperar la mejor seña de identidad de los vascos: el pacto y el acuerdo entre diferentes”, después de una década en la que el nacionalista Juan José Ibarretxe ha gobernado Euskadi “como si fuera un caserío del PNV”, al decir de los socialistas. Así, en lugar de la consulta que pretendía Ibarretxe sobre su plan soberanista, López plantea otra: “¿Está usted de acuerdo con abrir un nuevo tiempo para la paz y la convivencia entre diferentes?”.

El PSE concurre con la idea de que un Gobierno vasco presidido por su candidato aceleraría la erradicación definitiva del terrorismo. “No es tiempo de ambigüedades”, afirmó Patxi López. Su proclama la tradujo en que “el Estado de derecho tiene que impedir que en unas elecciones democráticas haya una formación que sea una tapadera para que ETA tenga cobertura política y financiera”.

El candidato del PSE identificó el “pacto por la libertad y la igualdad” como el primero de los cuatro que propondrá durante la campaña. Los otros tres son: por la convivencia, por la modernización del país y contra la crisis económica. En el contexto de estos pactos reivindicó el Estatuto de Gernika como “el marco de la tolerancia” que permite abordar incluso “su actualización” para cerrar el reparto de competencias y hasta “hacer factible una consulta a la ciudadanía sobre materias de competencia propia”.

La pregunta del millón quedó sin despejar, y así seguirá hasta el 2 de marzo. ¿Con quién gobernaría? “El cambio sólo se visualizará con un lehendakari socialista. El Gobierno que lideremos buscará los pactos y el entendimiento, pero eso no quiere decir que sea de coalición”.