Público
Público

López sopesa la oferta del PNV antes de extender a Álava el pacto con el PP

El lehendakari acoge con "cautela" las presiones simultáneas de nacionalistas y conservadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PNV ha logrado introducir un factor de duda en la hoja de ruta diseñada por Patxi López. El ofrecimiento hecho por la dirección nacionalista para un 'acuerdo de estabilidad presupuestaria e institucional' ha abierto un debate interno en las filas socialistas sobre la conveniencia de dar ahora el paso de desalojar al PNV de la Diputación de Álava, como exige el PP al PSE.

El debate no es nuevo porque ya se planteó al hilo del acuerdo que se alcanzó con el PP para la investidura de López como lehendakari. Entonces, como ahora, los socialistas alaveses que gobiernan el Ayuntamiento de Vitoria son contrarios a ir del brazo del PP, mientras que otro sector del partido, encabezado por el guipuzcoano Jesús Eguiguren, no se opone a arrebatar la Diputación alavesa al PNV para impedir así que sea utilizada como un instrumento de desgaste del Gobierno vasco.

López juzga 'razonable' extender a Álava el cambio de mayoría en Euskadi, pero ahora tiene sobre la mesa dos órdagos: el del PNV y el del PP. Tironeado por los dos brazos, su primera reacción ha sido adoptar una postura de cautela e intentar ganar tiempo para descubrir si los órdagos sólo esconden faroles.

Entre los socialistas hay unanimidad en que el ofrecimiento del PNV, aunque 'suena bien' en la música, resulta 'muy forzado y poco sincero'. La desconfianza se fundamenta en que llega después de que el Euskobarómetro indicara un deseo mayoritario de que el PNV haga una oposición constructiva, coincidiendo con el anuncio del PP de que iba a presentar de inmediato la moción de censura en las Juntas Generales de Álava y al día siguiente de que Íñigo Urkullu insistiera en el monte Gorbea en el 'discurso deslegitimador' del Gobierno de López.

También hay unanimidad en que el PP intenta forzar la situación para hacerse con la cuota de poder institucional que no pudo arrancar en el pacto de investidura, al negarse el PSE a formar un Gobierno de coalición y limitar la contrapartida en cargos a la Presidencia y miembros de la Mesa del Parlamento vasco. Para forzar ahora el apoyo del PSE a la moción en Álava, que puede presentar con las únicas firmas de sus junteros, pero que precisa del apoyo de los socialistas para que prospere, el PP amenaza con no votar los Presupuestos autonómicos. Así, la presión que ejerce el partido que lidera Antonio Basagoiti es interpretada como 'un chantaje'.

La pinza es tan evidente como las maniobras. Si el PSE rechaza la oferta del PNV y apoya la moción en Álava, los nacionalistas explotarán la idea de que el 'discurso de la transversalidad' de López era pura retórica para alcanzar el poder. Si acepta la oferta del PNV, el PP volverá al discurso de que el mensaje del cambio era puro tacticismo para llegar a Ajuria Enea.

Para romper la pinza, la mayoría del PSE apuesta, de entrada, por responder al PNV y al PP con su propia medicina y rebotar a sus respectivos tejados la pelota envenenada que han lanzado al suyo. A saber: el PNV debe 'concretar los términos de su oferta genérica', que 'si fuera sincera, no vincularía con Álava'; y el PP debe aclarar 'si su apuesta de Estado por el cambio político en Euskadi era sólo una plataforma para conseguir una tajada de poder', ya que la moción en Álava no figura en el texto escrito del acuerdo aunque orbitó en todas las conversaciones.

Los teléfonos se pusieron ayer al rojo vivo cuando corrió la falsa información de que el PP ya había registrado la moción de censura, lo que habría forzado a votar mañana. Aclarado el malentendido, hubo un cierto alivio. No hay una fecha fija, pero el PP habla de mediados de mes como fecha tope. Las reuniones se multiplican y, hasta ayer, los socialistas no habían tomado una decisión definitiva.

PNV: oferta no interesada
El presidente del PNV de Vizcaya, Andoni Ortuzar, negó que su propuesta sea “interesada” y afirmó que su partido está “abierto, desde un folio en blanco, a poner sobre la mesa todos los planteamientos que cada uno tenga”. Entre las razones de su iniciativa señaló que el Gobierno de Patxi López “no termina de arrancar, de coger vuelo”.

AJURIA ENEA: concreciones
La portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, dijo que la propuesta del PNV “suena bien”, pero hay que ver “en qué se concreta” y recordó que “el acuerdo de bases (con el PP) permite total libertad para lograr acuerdos con otras fuerzas”.

PSE: desconfianza
El portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, señaló que “si el PNV propone lo que hicimos nosotros el año pasado, aprobar los presupuestos de todas las instituciones por responsabilidad, entonces tenemos plena disposición a hablar”, pero expresó su sospecha de que sea sólo “una estrategia de cara al verano”.

Experiencia donostiarra
El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, dijo que “vista la actitud destructiva que sistemáticamente practican” en el Consistorio donostiarra los concejales del PNV, su oferta “no es creíble”.

PP: no cambiar el rumbo
El secretario general del PP, Iñaki Oyarzábal, defendió que la oferta del PNV no puede hacer cambiar al PSE de opinión sobre Álava.