Público
Público

Lotina dice que el Barcelona es el equipo más fácil analizar y el más difícil parar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miguel Angel Lotina, entrenador del Deportivo de La Coruña, ha advertido hoy de que el Barcelona, al que los gallegos se enfrentarán mañana en el estadio de Riazor, es un equipo previsible en lo que se refiere a su estilo de juego, pero matizó que, aún así, es muy complicado frenarlo.

"El Barcelona juega siempre igual desde que llegó Rijkaard y lo conocemos todos. Es un equipo de pase y que crea superioridad numérica en zonas concretas del campo y a partir de ahí empiezan las individualidades. Seguramente, es el equipo más fácil de analizar y el más difícil de parar", señaló.

En su comparecencia ante los medios de comunicación en la ciudad deportiva de Abegondo, Lotina reconoció que es normal que el conjunto catalán juegue en Riazor descentrado por el partido de Liga de Campeones del próximo martes, en el que se juega el pase a la final ante el Manchester, pero no se fía de las rotaciones.

"Si vamos con la mentalidad de que van a venir a entrenarse, se nos va a dar mal, seguro", explicó el técnico del Deportivo, quien aseguró que preferiría que los futbolistas del Barcelona que salten al césped de Riazor fueran los del partido del pasado miércoles y no los que habitualmente son suplentes.

"Cuantos más jueguen los que no jugaron el miércoles peor para nosotros, porque van a querer demostrar que están para la final de la Liga de Campeones. Por mí, que jueguen los del miércoles", indicó.

Y es que Lotina estaría encantado de poder contar en su plantilla con los futbolistas de los que suele prescindir Frank Rijkaard en sus alineaciones y que serán titulares en el encuentro de mañana en Riazor.

"Vienen Bojan, Giovani, Ezquerro, Gudjohnsen... Los que les sobren, que los manden para aquí el año que viene que yo les abro la puerta. Son grandes futbolistas. No juegan porque delante de ellos hay unos cracks, pero que nadie piense que son desconocidos. No nos podemos fiar de eso", abundó.

Señaló, no obstante, que el Barcelona no modificará el estilo de juego de los blanquiazules, que quieren mantenerse fieles a lo que les ha sacado de los puestos de descenso de la clasificación y les ha metido en zona europea.

"El juego, cuando lo hemos variado, ha sido porque el rival no nos dejó o porque nos confundimos. El estilo de juego no lo hemos querido cambiar. Hay unas claves en todos los partidos, en éste también y ya les he dicho lo que tenemos que hacer cuando tengamos el balón", comentó.

"Tenemos que jugar al fútbol, no podemos ir a por el empate a cero porque no tenemos esa necesidad. Si tuviéramos seis o siete puntos menos a lo mejor un punto sería vital, pero ahora mismo tenemos que ir a ganar el partido por todos los medios y dejarnos de todo lo demás", añadió.

El técnico tiene la intención de repetir el sistema de cinco defensas (tres centrales y dos laterales) con el que se ha convertido en el mejor equipo de la segunda vuelta, pero para poder utilizar ese esquema táctico necesita que Manuel Pablo García no se resienta de la sobrecarga que ha arrastrado esta semana.