Público
Público

Lou Reed y Laurie Anderson se pasean por el lado salvaje de las palabras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lou Reed y Laurie Anderson se han paseado esta noche por el lado salvaje de las palabras, las que sirven para preguntarse para qué sirven los días o quien inventó el desamor, en el recital que han ofrecido en Madrid, un concierto en el que han seducido al público con historias envueltas en música.

No han tenido que buscar muy lejos para encontrar el repertorio de "The yellow pony and other songs and stories", el título del recital que han ofrecido esta noche en el escenario Puerta del Ángel de Madrid, porque esta pareja, dos iconos de la vanguardia neoyorquina desde los setenta, tienen, cada uno por su lado, mucho de donde tirar.

Durante poco más de una hora y media, y acompañados tan sólo por el teclista Sarth Calhoun, Lou Reed, de 67 años, y Laurie Anderson, de 62, han hilvanado, literalmente porque apenas hubo espacio entre canción y canción para aplausos, catorce temas que pertenecen a sus respectivos repertorios.

Ya anunció Lou Reed nada más llegar a España que lo importante de este espectáculo eran las palabras y por ello se han servido de los subtítulos para asegurarse de que sus canciones, que rozaban el spoken word, llegaban al público, entre quienes estaba la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde.

Vestidos de negro, sobre un escenario negro, ambos artistas han revisitado, a veces en duetos, éxitos de su repertorio, como "Pale Blue Eyes", que Lou Reed escribiera para The Velvet Underground y dedicara a una compañera de la universidad, "Romeo had Juliette", de su célebre álbum New York (1989), o "I'll be your mirror", una luminosa declaración de amor con la que han cerrado un recital más bien teñido de historias de amor siniestras.

De la cosecha de Laurie Anderson ha brillado especialmente "Beginig", una versión propia del manifiesto Groc que firmó, entre otros, Salvador Dalí, y que la polifacética artista ha revestido de electrónica para lanzar preguntas sobre cómo empezar un nuevo mundo o para contar la historia de una pareja que se soportó hasta los noventa años porque querían esperar a que sus hijos murieran para divorciarse.

De su habilidad como contadora de historias musicadas también ha quedado constancia en "Story about a story" y en "Only an expert", una irónica canción sobre cómo los expertos son los únicos capaces de asentar que aplastar un país no es un problema.

Ella, de pie con su violín y él, sentado con sus guitarras, no han cruzado una palabra con el público, que ha seguido en religioso silencio las canciones durante todo el recital hasta que éste terminó y pidió, pataleando las gradas metálicas, más. Y lo logró, porque volvieron a salir para ofrecer los dos últimos temas.

Con esta actuación en el escenario ubicado dentro de la Casa de Campo, dentro del programa de los Veranos de la Villa, Lou Reed y Laurie Anderson, que en abril del 2008 sellaron la unión sentimental que mantienen desde hace años, han cerrado su paso por España, un país en el que han iniciado un tour por Europa de seis conciertos.

Lo iniciaron el pasado viernes en el festival Portaferrada, en Sant Feliu de Guixols (Girona), lo continuaron en la Plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela y ahora, tras la actuación de esta noche en Madrid, llevarán "The Yellow Pony and other songs and stories" a otros escenarios europeos.