Público
Público

El Louvre y el cómic confirman su mutua pasión con una exposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Museo del Louvre se abrirá, a partir el 22 de enero, al universo del cómic, una "práctica cultural contemporánea" cuya presencia cualitativa y cuantitativa en el mercado del arte va en aumento, según subrayaron los promotores de la exposición.

La muestra podrá contemplarse hasta el próximo 13 de abril y se titula "Le Petit Dessein", un juego de palabras entre "Dessein" que puede traducirse por propósito o intención, y "Dessin" (dibujo).

La novedosa exhibición de cómics en la suprema plataforma de uno de los mejores museos del mundo aspira en primer lugar a "desempolvar" la imagen del Louvre, explicaron.

Además de permitir al público del museo descubrir "una forma de expresión artística más contemporánea".

No es la primera vez que estos dos universos en apariencia opuestos y herméticos el uno respecto al otro se dan cita bajo los auspicios del Louvre y de la editorial Futuropolis.

La primera chispa saltó en 2005, con la publicación del primero de tres álbumes: "Période glaciaire", de Nicolas de Crécy, "Les Sous-sol du Révolu", de Marc-Antoine Mathieu, y "Aux heures impaires", de Eric Liberge.

Los tres "funcionaron estupendamente en librería", según comentaron a Efe fuentes del Louvre, lo que hace augurar perspectivas similares, si no aún mejores, al cuarto y último de la serie, que se pondrá en venta el próximo mes de mayo, "Le Ciel au-dessus du Louvre".

El dibujante Bernard Yslaire lo realizó con un guionista de peso, el escritor y dramaturgo Jean-Claude Carrière.

La experiencia editorial vivida desde 2005 resultó tan interesante que el tándem Louvre-Futuropolis se ha entregado ya a la construcción de una segunda serie, que abrirá Hirohiko Araki con un manga.

En exclusividad para la exposición del Louvre, el artista japonés presentará dos planchas de formato A2 de su futuro álbum, resaltó el museo.

El público podrá descubrir algunas imágenes inéditas de "Le Ciel au-dessus du Louvre", dibujadas directamente por ordenador y presentadas en pantallas de vídeo.

Además de permitir "ver y comprender" la creatividad y el trabajo artístico y literario que exige la realización de un cómic, la exposición debe servir para hacer "un primer balance" de los cuatro primeros títulos editados, comentaron en el Louvre.

No será, añadieron, ni una simple presentación de planchas originales, ni un reflejo del museo en dibujos, sino "un diálogo puesto en escena" de un propósito concebido por el museo y la editorial, escrito y dibujado por los autores que dijeron sí a la invitación de confrontar su universo personal al Louvre.