Público
Público

Luca Ronconi da prioridad a la palabra en "Sueño de una noche de verano"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Piccolo Teatro di Milano presenta en el festival Grec a partir de mañana la comedia de William Shakespeare "Sueño de una noche de verano", en la que el director teatral Luca Ronconi ha dado prioridad a la palabra, más allá de la experimentación sobre el texto.

No en vano en el escenario del espectáculo que se representará entre el 4 y el 7 de julio en Teatro Nacional de Cataluña aparecen unas letras enormes que realzan el texto, ha explicado, en ausencia de Ronconi, Daniele Salvo, asistente de dirección del montaje.

Una gran "ese" en el escenario, que gira y vuela, realza la palabra foresta, así como otras letras resaltan el valor de palabras como luna, por ejemplo.

Las grandes letras y una escalera que conduce al palacio están presentes en un espacio escénico en donde una veintena de actores salidos de la escuela del Piccolo Teatro representan una comedia que tiene como claves "la falta de identidad, una identidad efímera, que es como una ilusión que pasa de unos a otros", ha señalado Salvo.

Los personajes no son reales, son sueños, fantasías de Teseo e Hipólita, los protagonistas y únicos personajes más o menos reales, junto a los cómicos.

Teseo e Hipólita sueñan su propia historia en una especie de juego de espejos o de cajas chinas, de identidades dentro de identidades.

Ronconi dice, ha remarcado Salvo, que las emociones son sentimientos que nos atraviesan y aquí, en el espectáculo, los personajes están llenos de miedos

El lenguaje y la forma son importantes para el director del espectáculo que insiste, siempre según Salvo, en que no existen personajes, existe lenguaje y por ello todos los personajes y los sentimientos son hablados.

El espectáculo sobre se representa en italiano, subtitulado, y transcurre en Atenas, lo que se representa con una "a" enorme.

El amor está considerado en la obra como "un malentendido, una ilusión como sucede a menudo y que se basa en expectativas de una persona que a veces no resultan ser ciertas, no hay visión realista del amor sin analítica".

El trabajo de Ronconi sobre este texto de Shakespeare "es una investigación sobre el amor que se presenta como envidia o posesión, sin nada de romántico".

El director del Piccolo Teatro di Milano, Sergio Escobar, ha explicado que, en esta ocasión, han trabajado la comedia de Shakespeare, "un texto lúcido" en su opinión, con un grupo de artistas jóvenes, que no inexpertos, que han trabajado en la escuela de la emblemática compañía milanesa.

El Piccolo representó este espectáculo la temporada anterior y lo volverá a poner en escena la próxima.

El juego de espejos o de cajas chinas que compone el espectáculo es "uno de las componentes fundamentales del teatro barroco" para representar una realidad que se ve desde perspectivas diferentes, ha señalado el actor Giovanni Crippa.

Es también "un juego de conflictos entre deseo y necesidad con una referencia última a Freud", ha añadido el actor.

Fundado en 1947 por Giorgio Strehler, Paolo Grassi y Nina Vinchi, el Piccolo en más de 56 años de actividad ha ofrecido más de 250 espectáculos con títulos desde Shakespeare, con el Rey Lear y La tempestad hasta Proyecto Faust de Goethe.

A partir de 1998 el Piccolo pasa el testimonio a Escobar y a Luca Ronconi y acentúa su dimensión internacional e interdisciplinaria.