Público
Público

La lucha contra los paraísos se encuentra en punto muerto

Expertos en finanzas y en blanqueo de dinero denuncian el escaso éxito de las medidas de los países del G-20

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mentira no se convierte en verdad por mucho que se repita. Por eso no habría que aceptar como cierto que los gobiernos estén luchando contra los paraísos fiscales, aunque ese sea el mensaje que se lanza desde diversos organismos internacionales. Así al menos lo denunciaron los expertos en finanzas internacionales y blanqueo de capitales que participaron en la Jornada sobre paraísos fiscales, organizada por el Observatorio de RSC y la Universidad de Educación a Distancia.

Casi un año después de la reunión del G-20 de Londres en la que se anunció a bombo y platillo que los gobiernos de los países más ricos declaraban la guerra a los paraísos fiscales, apenas se han registrado avances palpables. Se han remodelado las listas de países malos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), de la que han salido aquellos que han aceptado facilitar más o menos información fiscal, pero las prácticas opacas de los especuladores que están instalados en estas jurisdicciones siguen funcionan exactamente igual.

Las autoridades, desbordadas ante los delitos financieros

'Muchos territorios han salido de ese club maldito, pero ¿a cambio de qué? Tan sólo de la promesa de que van a facilitar información. Pero ahora queda la labor de las autoridades e inspectores de comprobar que ese intercambio es real, y para ello tenemos unos cuantos años de plazo. O sea, de momento todo sigue igual', aseguró David Martínez, director de la Oficina Antifraude de Catalunya, dependiente de la Generalitat.

Según los datos del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, los paraísos fiscales ingresan al año 250.000 millones de dólares (unos 183.500 millones de euros) procedentes de multinacionales extranjeras. Los países más pobres son los más afectados, ya que 'dejan de ingresar 130.000 millones de euros porque el comercio de sus bienes se realiza a través de paraísos fiscales'.

¿Por qué sucede así? Movimientos especulativos como los que se han denunciado durante las últimas semanas contra el euro son una práctica diaria en los mercados de materias primas. Las apuestas a la baja contra el precio de productos como el maíz, la soja, y otros son muy lucrativas para los grandes fondos de inversión, 'y la mayoría de esas transacciones se hacen a través de paraísos fiscales; incluso, en muchos casos, cuando hablamos de operaciones con petróleo, se esconden operaciones ilegales', denunció Gregorio Dionis, director de Equipo Nizkor, una organización de defensa de los derechos humanos especializada en finanzas internacionales, radicada en Bruselas.

No hay castigo para los países que no colaboran con la Justicia

Como él, los demás ponentes arremetieron contra la impunidad de la que aún gozan las actividades financieras en las plazas off-shore. '¿Qué les ha ocurrido a los territorios que están en las listas negras o grises de la OCDE? Nada', dijo Arcadi Oliveres, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Autònoma de Barcelona.

La lucha contra este problema aparece cada día más esteril. Por eso, Juan Hernández Vigueras, miembro de Atacc y autor de La Europa opaca de las Finanzas, arremetió contra la banca privada como uno de los males del sistema financiero internacional. Según su análisis, el 90% de los ingresos de los estados proceden de los impuestos; y si la situación económica se deteriora, esa fuente de recursos se reduce y los gobiernos están obligados entonces a emitir deuda para conseguir financiación. 'Y, como se comprobó en España hace unas semanas, eso les deja vendidos al dictamen de los mercados', subrayó.

Para Hernández Vigueras, esas entidades especializadas son los únicas capaces de diseñar las complicadas operaciones de ingeniería financiera que se practican ahora en mercados. 'Para que nadie les pille, necesitan la opacidad de los paraísos fiscales', apuntó.

Es esa opacidad la que trae de cabeza a las autoridades encargadas de plantarle cara. 'El sistema de Justicia no funciona bien cuando se trata de abordar delitos financieros y los complicados entramados que esconden los paraísos', confirmó el director de la Oficina Antifraude catalana. Otros problemas son la falta de formación de los profesionales que se dedican a ello y la falta de colaboración entre todas las entidades encargadas de la supervisión. 'Un experto del Sepblac ( el servicio de blanqueo de capitales del Banco de España) analiza sólo los datos que a él le interesan, mientras hace caso omiso a algo que tal vez la Agencia Tributaría consideraría delito', explicó Martínez.

Pero ninguno de los ponentes dio la lucha por vencida. 'Gravamenes desincentivadores, como la tasa Tobin sobre las transacciones financieras, darían resultados. Sólo hay que aplicarlos', animó Olveres.

-Los paraísos fiscales ingresan 250.000 millones de dólares al año de las multinacionales, según el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa.

-No hay un criterio unificado a nivel internacional para clasificar un territorio como paraíso fiscal. El que elabora la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) es el más utilizado, aunque luego cada país elabora su propia lista en función de los convenios bilaterales de información fiscal.

-Desde abril de 2009 no hay ningún país en la lista negra de la OCDE, y todos se han comprometido en mayor o menor medida a facilitar datos.

-El 71% de las empresas del Ibex 35 operan en paraísos fiscales a través de sociedades participadas.