Público
Público

Lufthansa frena su huelga y BA anuncia otra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los pilotos en la aerolínea Lufthansa en Alemania acordaron el lunes suspender durante dos semanas una huelga que ha dejado en tierra unos 900 vuelos, mientras la tripulación de cabina de su rival British Airways aprobaba una convocatoria de huelga por los drásticos recortes de personal.

Unos 4.000 pilotos de Lufthansa participaron el lunes en el paro, que tenía previsto celebrarse durante cuatro días, sembrando el caos en las comunicaciones y dejando sin vuelo a miles de pasajeros de todo el mundo, ante el temor de que la compañía intente recortar costes de personal externalizando empleos a subsidiarias extranjeras como Austrian Airlines o Lufthansa Italia, donde los salarios son menores.

En una vista judicial organizada a toda prisa, el sindicato de pilotos Vereinigung Cockpit (VC) acordó el lunes por la noche suspender la huelga hasta el 8 de marzo para darles a las partes una oportunidad de reiniciar las negociaciones.

"VC ha señalado que está preparada para retomar las negociaciones, y nos atenemos a eso", indicó el negociador del sindicato Thomas von Sturm. La aerolínea dio la bienvenida a la decisión, aunque señaló que tomará unos días normalizar sus operaciones.

Las aerolíneas están sufriendo el peor año en la historia del sector de la aviación, con un descenso en la demanda que fue más rápido de lo que pudo reducirse la capacidad, pero los empleados se muestran cada vez más impacientes ante la presión de sus empleadores para apretarse el cinturón.

Lufthansa pretende recortar 1.000 millones de euros en gastos para 2011 para agilizar la empresa y expandirse en el extranjero.

Las principales líneas europeas han intentado reducir costes al perder cuota de mercado ante las operadoras de bajo coste como Ryanair o Easyjet, que convencen con ofertas sin florituras a los clientes que quieren reducir sus gastos de viajes.

Por su parte, British Airways quiere que tres cuartas partes de su tripulación de cabina acepten una congelación salarial este año, junto con otras medidas de reducción de costes. La tripulación de cabina aprobó el lunes la huelga para protestar por estas medidas.

Se trata de su segundo intento, después de que un tribunal británico les obligase a suspender una huelga de doce días convocada para las pasadas Navidades que habría dejado en tierra a un millón de viajeros.

El sindicado Unite no dio fechas para el paro, pero insistió en que no se celebraría durante las vacaciones de Semana Santa, a principios de abril.

BA afirmó que la decisión de ir a la huelga es "completamente injustificada" y aseguró que "no permitirá a Unite arruinar esta compañía".

DEMANDAS

Para aumentar las complicaciones, los controladores aéreos franceses tienen previsto ir a la huelga durante cinco días a partir del martes en protesta por el proyecto europeo de cielo único, provocando cancelaciones en los aeropuertos de Orly y Paris-Charles de Gaulle.

Una de las preocupaciones despertadas por los empleados de Lufthansa tiene que ver con el sueldo. Los pilotos han ofrecido renunciar a subidas salariales a cambio de cierto poder de decisión sobre las rutas o los puestos de pilotos que se transfieren a otras líneas del grupo.

La compañía completó en septiembre una serie de adquisiciones, añadiendo Brussels Airlines, Austrian Airlines y BMI a su catálogo. También lanzó Lufthansa Italia.

Lufthansa ha rechazado la oferta de sus pilotos, indicando que supondría ceder el control sobre parte de la estrategia del negocio a sus trabajadores y al sindicato.

La última gran disputa de la aerolínea con sus pilotos en 2001, que terminó con una cara subida de salarios, requirió la mediación del ex ministro alemán de Exteriores Hans-Dietrich Genscher, según se fue acumulando la presión política sobre las huelgas.

El salario inicial para el primer oficial de una cabina de Lufthansa es de 62.000 euros y para un capitán es de 115.000 euros, según la página de ofertas de empleo de la empresa. Informaciones de medios ponen el techo de los salarios de pilotos en torno a los 325.000 euros.

"Como hemos venido diciendo la semana pasada, esos pilotos quieren ser tratados como gerentes pero se comportan como conductores de autobuses mal pagados", dijo un operador de bolsa local.

La empresa espera que la huelga de pilotos le cueste unos 100 millones de euros, además de las ventas de billetes perdidas y el posible daño a su reputación, al suspender al menos 3.200 vueltos del total de 7.200 a lo largo de cuatro días.