Publicado: 05.12.2013 14:00 |Actualizado: 05.12.2013 14:00

Luis Aragonés oficializa su retirada

El exseleccionador nacional tira la toalla después de cuatro años sin entrenar: "Se puede hablar de que Luis Aragonés es pasado. No voy a entrenar más", asegura en una entrevista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con 75 años y cientos de partidos a sus espaldas, Luis Aragonés dice adiós. Se jubila. Cuatro años esperando a que un equipo le llame para sentarse en su banquillo son demasiados. Su última experiencia dirigiendo a un equipo fue en la temporada 2008/09 cuando se embarcó en la aventura del Fenerbahce justo después de hacer que España volviera a ganar la Eurocopa. La edad pesa y a los 75 años, Aragonés ha considerado que es el momento de parar de buscar y de disfrutar de tener "una jubilación normal".

Así lo ha confirmado en una entrevista concedida a José Miguélez en Vozpopuli: "Se puede hablar de que Luis Aragonés es pasado. No voy a entrenar más". Se puede decir más alto pero no más claro. Palabra de Luis.

"Me retira la edad. Y no me ha costado mucho decidirme. Antes de retirarme, cuando salí de Turquía, ya sabía que iba a ser difícil seguir en esto. Y hoy sé que es definitivo. Son muchas circunstancias. La edad, dónde puedes entrenar, cómo puedes entrenar... Son muchas cosas las que te llevan a decir, pues se acabó, se terminó", explica 'El Sabio de Hortaleza'. Ahora quiere llevar la vida de todo jubilado e ir apartándose del fútbol.

De esta forma, el ya extécnico cierra una carrera de entrenador que le ha llevado a los banquillos de Atlético de Madrid -en cuatro etapas diferentes-, Betis -dos etapas-, Barcelona, Espanyol, Sevilla, Valencia, Oviedo, Mallorca, selección española y , su último equipo en 2009, el Fenerbahce turco.

Aragonés, quien fue internacional como jugador, se despide con el logro de ser considerado como el ideólogo del juego de toque de la actual selección española, conquistando el primero de los tres grandes títulos consecutivos que se inició con la llamada 'revolución de los bajitos', en la que priorizó el talento por encima de cualquier otra consideración táctica hasta alcanzar la gloria continental en Viena frente a Alemania (1-0).

Sin embargo, antes de este éxito, el veterano preparador madrileño estuvo a punto de dejar el cargo tras el fiasco en el Mundial de Alemania de 2006, donde España perdió en octavos ante Francia, y complicarse el camino hacia la Eurocopa de 2008 con dos derrotas seguidas ante Irlanda del Norte y Suecia. Además, Aragonés tuvo la capacidad de ejercer una renovación necesaria pero poco mediática en el seno de la selección. Dejó de llamar a hombres fuertes hasta entonces como David Albelda y Raúl González.

De Albelda asegura que "nunca se sabe" si la decisión de sentarle en el banquillo en el Valencia de Koeman ayudó a que él también decidiera dejar de convocarle. Y sobre Raúl afirma que "Yo sabía que prescindir de un chico mediático como Raúl iba a ser un problema" y añade que tomó la decisión no volver a llamarle porque "en ese momento Villa y Torres rendían mucho más que él".

Por último, ha reprochado a la Federación Española que no hiciera más por retenerle en su puesto cuando anunció que tenía la intención de dejar de ser seleccionador tras la Eurocopa. "La Federación en otros casos ha hecho más por que se quede un seleccionador que lo había ganado hasta entonces". Y termina afirmando que "después de ganar una Eurocopa lo normal era haber intentado más que yo me quedase. Yo no me iba a quedar desde luego, era imposible, pero sí que no hicieron nada porque yo me quedara".