Público
Público

Luis Cuéllar, el primer político de alto nivel secuestrado en la era Uribe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobernador del departamento colombiano del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, apresado en su vivienda supuestamente por la guerrilla de las FARC, es el primer político de alto nivel secuestrado en el país desde que el presidente Álvaro Uribe llegó al poder en agosto del 2002.

Cuéllar, casado y con tres hijos, fue sacado a la fuerza de su vivienda en Florencia, la capital del Caquetá (sur), en la noche del lunes por un grupo de hombres que lanzaron explosivos contra la casa mientras la familia dormía.

Aunque todavía ningún grupo ha asumido la autoría del secuestro, tanto las autoridades locales como el Gobierno presumen que los responsables son miembros de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la más antigua de América Latina.

El gobernador, ganadero de profesión y que precisamente hoy cumple 69 años, está enfermo de una pierna y de la columna vertebral, contó a los medios su esposa, Imelda Galindo, sin dar más detalles.

Si se confirma que las FARC son las responsables de este hecho, Cuéllar se convertiría en el primer político de alto nivel secuestrado por ese grupo armado en Colombia durante la gestión de Uribe.

Las FARC han tomado como rehenes en los últimos años a decenas de autoridades locales, fundamentalmente concejales, pero los secuestros de políticos de alto nivel se remontan a abril de 2002, cuando todavía era presidente Andrés Pastrana.

El 11 de abril de 2002 las FARC asaltaron la Asamblea Departamental del Valle del Cauca, en Cali (suroeste), y se llevaron a 12 diputados de esa región.

Apenas diez días después secuestraron al entonces gobernador del departamento de Antioquia (noroeste) y a su asesor de paz, el ex ministro de Defensa Gilberto Echeverri, a quienes sus captores asesinaron en mayo de 2003 al percatarse de que se preparaba una operación de rescate.

En febrero de este año los guerrilleros liberaron de manera unilateral a los dos últimos políticos que tenían en su poder, el ex gobernador del Meta Alan Jara y el ex diputado del Valle del Cauca Sigifredo López, un gesto que se interpretó como una apuesta de las FARC por el intercambio humanitario.

Los insurgentes pretenden canjear a todos los policías y militares a los que mantienen cautivos (24 según el Gobierno) por medio millar de guerrilleros presos, algo a lo que Uribe se ha opuesto hasta ahora.

Las FARC mantienen una fuerte presencia en varias zonas de Colombia, entre ellas en el Caquetá, un departamento selvático y muy extenso en el que, antes de su actual cargo de gobernador, Cuéllar había sido alcalde del municipio de Morelia y diputado departamental.

Cuéllar fue elegido gobernador del Caquetá el 28 de octubre de 2008 por el partido de centroizquierda Alianza Social Indígena (ASI), con más de 35.000 votos.

Este secuestro no es el único que ha sufrido Cuéllar, ya que su esposa reveló hoy que había sido capturado en cuatro oportunidades anteriores por su condición de ganadero.

Una de ellas ocurrió en mayo de 1990, cuando fue raptado al parecer por las FARC mientras se dirigía a una finca de su propiedad.

Dos meses después los mismos captores secuestraron también a su esposa y a su hermano Orlando Cuéllar, de profesión comerciante, pero los tres fueron liberados a los pocos días a cambio del pago de un rescate.