Público
Público

Lukashenko acusa a la UE de intentar "humillar" a Bielorrusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, acusó hoy a la Unión Europea (UE) de intentar "humillar" a Bielorrusia durante la cumbre de la Asociación Oriental celebrada ayer y hoy en Varsovia.

"Pensaban que íbamos a darnos cabezazos contra la puerta e implorar. Intentaron una vez más humillarnos, por lo que renunciamos a participar en la cumbre", afirmó Lukashenko, citado por las agencias rusas.

Lukashenko, que no fue invitado a la cumbre por la represión violenta de la oposición y el encarcelamiento de varios candidatos presidenciales, denunció las presiones de Bruselas sobre las otras exrepúblicas soviéticas para que criticaran a Minsk.

"Los Veintisiete intentaron persuadir a nuestros amigos, cinco repúblicas, pero no lo lograron. Ni Ucrania, ni Moldavia, ni Armenia, ni Azerbaiyán, ni Georgia firmaron" la resolución que condenaba a Bielorrusia, dijo.

Lukashenko agradeció a los otros países europeos, como Bulgaria y los bálticos, "que no firmaron la resolución o que se pronunciaron públicamente en apoyo de Bielorrusia".

En cualquier caso, el líder bielorruso, que fue reelegido en diciembre pasado en unas elecciones que fueron tachadas de fraudulentas por la oposición, dejó la puerta abierta a la cooperación con Bruselas.

"Habrá asociación o no, participaremos o no. Veremos. Creo que muchos comprendieron en Europa que a Bielorrusia no se le puede tratar así. Voy a dirigirme a los países que nos apoyaron, consultaré con ellos", apuntó.

La cumbre de la Asociación Oriental concluyó hoy con una declaración conjunta en la que los Veintisiete exigieron la liberación inmediata de los presos políticos y la celebración de elecciones libres en Bielorrusia.

Además, según el texto, la UE sólo ofrecerá ayuda económica al régimen de Lukashenko si cumple estas condiciones.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, lamentó que estos países no se sumasen a las críticas a Minsk, pero recalcó que todos comparten el objetivo de impulsar la democratización bielorrusa.

Primero, Bielorrusia decidió participar en la cumbre con su embajador en Varsovia como jefe de su delegación, pero después optó por boicotear la reunión por "discriminación" intolerable.

Lukashenko, en el poder desde 1994, abogó recientemente por "el reinicio de las relaciones entre Bielorrusia y la UE sobre la base de los principios de igualdad y respeto mutuo" y negó que vaya a regatear con los Veintisiete sobre los presos políticos.

El líder bielorruso ha indultado en las últimas semanas a 24 opositores procesados y encarcelados bajo acusación de haber participado en los violentos disturbios postelectorales.