Público
Público

Lukashenko insta a la UE a levantar las sanciones contra Bielorrusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, instó hoy a la Unión Europea (UE) a levantar las sanciones internacionales impuestas a Minsk desde las elecciones presidenciales de 2006.

"Esperamos que levanten todas las sanciones que nos impusieron y que ultrajan al pueblo bielorruso", declaró el presidente al reunirse con Ann-Marie Lizin, jefa de la misión de observadores de la asamblea parlamentaria de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa).

Según Lukashenko, Europa no tiene derecho a imponer sanciones por varias razones y comparó esta situación con la tragedia de Chernóbil, informó la agencia rusa Interfax.

"No fuimos nosotros quienes construimos esa central, ni quienes la explotamos, ni quienes la volamos, pero el 85 por ciento de toda la desgracia la sufrió Bielorrusia. Entonces, ¿por qué nos echan ustedes encima un Chernóbil Europeo al imponernos sanciones?", declaró.

"No exigimos dinero ni el ingreso en la UE, pero cooperemos con normalidad. Si en esta cooperación, política y económica, Europa da dos pasos, nosotros saldremos al encuentro y daremos tres", señaló.

Lukashenko expresó su interés en el desarrollo de las relaciones con Europa, pero subrayó, al mismo tiempo, que esto no ocurrirá a expensas de un empeoramiento de las relaciones con Rusia.

"Europa cometería un gran error si exigiera que para mejorar las relaciones, empeoráramos las mismas con Rusia", declaró, y agregó que a la UE no le compensa esta situación.

En cuanto a la OSCE, que concluyó que las elecciones parlamentarias del domingo no cumplieron "plenamente" con los estándares democráticos, el presidente declaró: "No esperábamos ningún reconocimiento revolucionario".

"Para mí lo más importante es que en su opinión, nuestros comicios se celebraron en cumplimiento de la legislación nacional", señaló.

Asimismo, llamó a los europeos a "no sacar conclusiones precipitadas al dictado de ningún Estado".

"Destacaron los aspectos positivos y al mismo tiempo, y eso lleva el sello de la OSCE, afirmaron que no les gustaron (las elecciones)", declaró.

Al mismo tiempo, Lukashenko pidió a Lizin no "demonizar" algunas de sus declaraciones y prometió que reflexionarán sobre todo lo que se ha dicho, analizarán las opiniones de otros observadores y políticos y trabajarán teniendo en cuenta los errores cometidos.

Por su parte, Lizin declaró que a pesar de haber sido críticos, harán todo lo posible por que las puertas continúen abiertas, "para que exista la posibilidad de un diálogo", al tiempo que agradeció a las autoridades bielorrusas "la libertad de los observadores a la hora de realizar su trabajo".