Público
Público

Lula buscará afinar posiciones con Italia ante la reunión del G20 en EE.UU.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, discutirá a partir de mañana con autoridades italianas una posible postura común ante la reunión que el G20 realizará el sábado próximo en Washington para discutir la crisis financiera global.

Lula iniciará este lunes una visita oficial a Roma que concluirá el próximo miércoles y el jueves tendrá una audiencia con el papa Benedicto XVI en El Vaticano, para viajar luego directamente hacia la capital de Estados Unidos.

Aunque la visita estaba planteada hace meses, fuentes oficiales dijeron que, dada la nueva coyuntura, será una oportunidad propicia para analizar una posible salida al derrumbe del sistema financiero y afinar posiciones de cara al próximo encuentro del Grupo de los Veinte (G20), en el que tanto Italia como Brasil participan.

La visión de Brasil ante la crisis fue reiterada ayer por Lula, en la inauguración de una reunión ministerial del G20 en São Paulo.

Según el líder brasileño, las dimensiones de la crisis imponen una respuesta global y coordinada, y una reforma que "aumente la transparencia, con nuevos mecanismos universales de revisión de las políticas internas de los mercados financieros".

En el diseño de esa reforma, además, sostuvo que deben participar los países en desarrollo, que "precisan aumentar su participación en los mecanismos decisorios de la economía mundial".

Las primeras discusiones en Roma sobre ese asunto Lula las tendrá mañana con el presidente italiano, Giorgio Napolitano, con quien se entrevistará en el Palacio del Quirinal.

En esa reunión también serán analizadas fórmulas para dinamizar el comercio bilateral, que desde el 2003 se ha duplicado, para sumar 8.000 millones de dólares el año pasado.

Lula también visitará mañana a autoridades del Parlamento y el martes, tras asistir a un seminario sobre "Economía y Democracia", será recibido por el primer ministro Silvio Berlusconi para una reunión de trabajo.

Además del análisis de la crisis financiera, con Berlusconi tiene prevista la firma de acuerdos bilaterales en las áreas de defensa, infraestructura, tecnología espacial, salud y veterinaria.

Tras el encuentro con Berlusconi, Lula participará en una reunión de empresarios de ambos países y ofrecerá, en la sede de la embajada brasileña, una cena en honor al presidente Napolitano.

El miércoles visitará al alcalde de Roma, Gianni Alemanno, y recibirá a personalidades de la política, la economía y la cultura italianas en la sede de la embajada brasileña.

Al día siguiente, será recibido en audiencia privada por el Papa Benedicto XVI en El Vaticano, en el marco de la que será su primera visita de Estado a la Santa Sede.

Según dijeron fuentes oficiales, Lula y Benedicto XVI tendrán una "agenda abierta" que incluirá asuntos de interés para ambos Estados, como "la solidaridad con los países más pobres, el combate al hambre y la pobreza, los esfuerzos por la paz, el respeto de los derechos humanos y las migraciones".

El Ministerio de Relaciones Exteriores ha informado de que, en el marco de esa visita, será firmado un acuerdo bilateral con El Vaticano, relativo al Estatuto Jurídico de la Iglesia católica en Brasil, que ambos estados discuten desde hace más de cuatro años.