Público
Público

Lula hace un último esfuerzo en su fortín electoral por sus candidatos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, volvió hoy a su cuna política para encabezar una caravana de sus candidatos, en un último esfuerzo para asegurarles la victoria en las elecciones de mañana.

Lula, la candidata presidencial del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, y el aspirante de esa misma fuerza a la Gobernación de Sao Paulo, Aloizio Mercadante, recorrieron las calles de Sao Bernardo do Campo, municipio del cinturón industrial de Sao Paulo, a bordo de una camioneta descubierta, seguida por miles de personas que portaban banderas y afiches de los candidatos.

Flanqueado por Rousseff y por Mercadante, Lula, que vestía ropa deportiva, agitaba por momentos una bandera de Brasil o saludaba a los que se asomaban a las ventanas de las casas para expresarle su apoyo a los aspirantes del PT o simplemente para verlos pasar.

La caravana partió de la sede del Sindicato de Metalúrgicos del ABC en Sao Bernardo do Campo, donde Lula inició en los años setenta una carrera sindical que lo llevaría a convertirse a comienzos de la década de los ochenta en líder de las huelgas de metalúrgicos que paralizaron varias veces al país durante el régimen militar (1964-1985).

El presidente, que tiene su residencia particular en Sao Bernardo do Campo, aprovechó hoy esa popularidad para tratar de dar un impulso final a sus compañeros de partido.

Rousseff es la clara favorita para ganar las elecciones presidenciales de mañana, pero las encuestas indican que su caudal electoral está en el límite y la gran incógnita es si obtendrá en las urnas la mayoría suficiente para no tener que disputar una segunda vuelta.

La última encuesta de la firma Datafolha, realizada esta semana, le atribuía a Rousseff el 52% de los votos válidos -excluidos los en blanco y los nulos-, pero como el sondeo tiene un margen de error de dos puntos porcentuales, no es seguro que gane la Presidencia en la primera vuelta.

Mercadante, en cambio, está de segundo en las encuestas para la Gobernación de Sao Paulo y Lula quiere llevar la definición a una segunda vuelta, el 31 de octubre, con el favorito, Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que lidera todos los sondeos.

Las encuestas indican que Alckmin ganará la Gobernación mañana en primera vuelta con el 57% de los votos válidos, mientras que Mercadante obtendría el 36%.

Lula tiene previsto votar mañana en Sao Bernardo y luego viajará a Brasilia, donde esperará los resultados de las elecciones, probablemente en compañía de Rousseff, quien votará en la ciudad de Porto Alegre (sur), desde donde poco después se desplazará a la capital federal.

Los principales candidatos presidenciales de la oposición también quemaron hoy sus últimos cartuchos para tratar de forzar una segunda vuelta.

José Serra, aspirante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y segundo en las encuestas, con el 31% de los votos válidos, participó en Sao Paulo en una marcha con personas discapacitadas que recorrió la céntrica Avenida Paulista.

Por su parte la candidata del Partido Verde (PV), Marina Silva, a quien las encuestas dan el 15% de los votos válidos, hizo un recorrido en un auto descubierto por varios barrios de la zona norte y del centro de Río de Janeiro.