Público
Público

Lula llega a Caracas para revisar la agenda bilateral con Chávez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llegó ayer a Caracas para revisar la agenda bilateral con su colega venezolano, Hugo Chávez, en el marco de los encuentros trimestrales que mantienen ambos gobernantes.

Lula fue recibido pasadas las 18.30 hora local (23.00 GMT) por el canciller venezolano, Nicolás Maduro, en el aeropuerto internacional de Maiquetía, a unos 30 kilómetros de Caracas.

La llegada de Lula para un nuevo encuentro con Chávez se produce el mismo día en que una comisión del Senado brasileño aprobó el ingreso de Venezuela al Mercosur, que ahora queda pendiente de una votación en el plenario de la cámara.

El protocolo de adhesión de Venezuela ya fue ratificado en los parlamentos argentino y uruguayo, y aún está pendiente de debate en Paraguay.

En esta séptima cita trimestral de Lula y Chávez se firmarán, según fuentes oficiales brasileñas, los acuerdos "definitivos" para la operación conjunta de una refinería en el estado brasileño de Pernambuco.

Los convenios serán suscritos en la ciudad de El Tigre, en el oriente venezolano, región a la que se trasladarán mañana los dos jefes de Estado.

Portavoces de la Presidencia brasileña indicaron que durante la reunión, representantes de las empresas Petrobras y Petróleos de Venezuela (PDVSA) firmarán "el estatuto, el acuerdo de accionistas, el contrato de compra y venta (de petróleo) y el plan de inversiones" de la refinería Abreu e Lima.

El proyecto está en discusión desde 2005 y ha enfrentado numerosas dificultades que en mayo pasado llevaron a Lula y Chávez a manifestar su "frustración" por las demoras en las negociaciones.

A la espera de un acuerdo con PDVSA, Petrobras comenzó en 2008 las obras de la refinería, que tendrá un coste de 12.000 millones de dólares y se calcula que estará en operación a partir del 2011, con capacidad para procesar 230.000 barriles de petróleo por día.

Según fuentes de la delegación brasileña que acompaña a Lula, el primer acto en la agenda presidencial en esta visita a Venezuela es la inauguración al final de la tarde de hoy de la nueva sede del consulado general de Brasil en Caracas.

Posteriormente, el gobernante brasileño y su colega venezolano tienen previsto celebrar una cena privada.

La séptima reunión trimestral de los dos mandatarios será el viernes en El Tigre, al norte del Orinoco, donde, además de firmar acuerdos y repasar la relación bilateral, asistirán a la primera cosecha de soja en plantíos venezolanos.

Esa producción ha sido desarrollada con la cooperación de la Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa) y con el objetivo de "ayudar a reducir la dependencia que Venezuela tiene de alimentos importados", según las fuentes brasileñas.

En sus repetidas intervenciones esta semana, Chávez dijo una y otra vez que llevará a Lula a "cosechar" soja en el oriente venezolano.

Entre otros temas que serán abordados por Lula y Chávez figura, de acuerdo con fuentes brasileñas, la crisis política desatada en Honduras por el golpe de Estado del 28 de junio. Los dos presidentes son firmes defensores de la vuelta al poder de Manuel Zelaya.

El depuesto gobernante se encuentra alojado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, a la que llegó de manera sorpresiva el 21 de septiembre, casi tres meses después de ser expulsado del país por los militares y destituido por el Congreso.

La reunión que ahora celebrarán Chávez y Lula, quien tiene previsto regresar a su país la tarde del viernes, ha sido postergada en tres ocasiones en los últimos dos meses.

En un principio, el séptimo encuentro bilateral estaba previsto para el pasado 28 de agosto, pero fue suspendido porque coincidía con la reunión extraordinaria de Unasur que se celebró en Argentina para tratar el convenio militar entre Colombia y Estados Unidos.

Posteriormente se volvió a suspender la cita programada en septiembre en la venezolana Isla de Margarita, tras la celebración de la segunda Cumbre América del Sur-África (ASA) en la que ambos participaron, y fue nuevamente aplazado a mediados de octubre.