Público
Público

Lula suspende a jefes de inteligencia por un caso de escuchas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Brasil, Luiz Inácio 'Lula' da Silva, suspendió de su cargo a la cúpula de laagencia estatal de inteligencia hasta que concluya una investigación sobre una denuncia de que la entidad espió alegisladores y al titular del Tribunal Supremo de Justicia.

El presidente tomó la decisión, como habían reclamado políticos oficialistas y opositores, después de que el Gobiernofue sacudido por un reportaje de la revista Veja, que el fin de semana denunció el caso.

Lula apoyó un pedido del jefe del Gabinete de Seguridad Institucional, general Jorge Armando Felix, al ministro daJusticia, Tarso Genro, para que la Policía Federal investigue el caso, dijo un comunicado de prensa de la Presidencia.

"Para asegurar la transparencia de la investigación", el mandatario decidió separar a la dirección de la AgenciaBrasileña de Inteligencia (Abin) hasta que se concluyan las pesquisas, agregó.

Lula también dispuso que el Ministerio de Justicia elabore, junto al Supremo Tribunal Federal, el tribunal supremo deBrasil, un proyecto de ley que endurezca la responsabilidad administrativa de los agentes públicos que interceptenilegalmente conversaciones telefónicas.

Veja reportó que la Abin espió al presidente del STF, Gilmar Mendes, e interceptó sus teléfonos. El semanario publicólo que dijo era la transcripción de una conversación de Mendes con un legislador.

Según la revista, un agente de Abin que entregó la transcripción dijo que tales intervenciones telefónicas ilegales deautoridades eran comunes y que también incluyeron al jefe del Senado y dos miembros del Gabinete.

"INDIGNACIÓN Y PREOCUPACIÓN"

Lula se reunió el lunes con Mendes y el jefe de Abin por tres horas antes de ordenar la investigación policial.

En la reunión, "el presidente manifestó indignación y preocupación con la posibilidad de que haya existido 'pinchazo'",dijo a la prensa el portavoz de Lula, Marcelo Baumbach.

Dirigentes oficialistas y opositores condenaron el supuesto espionaje como un ataque a la democracia y una vuelta alos días de la dictadura militar de Brasil (1964-1985), cuando los servicios de inteligencia descubrían disidentes, muchosde los cuales fueron torturados o asesinados.

Los críticos sostienen que Abin, que informa al asesor de seguridad institucional de Lula, carece de transparencia ycontroles externos.

"Hay una completa falta de control en el aparato estatal", dijo Mendes a periodistas.

El presidente del Senado, Garibalde Alves, uno de los supuestos blancos de espionaje y de un partido oficialista, dijoque eran "necesarias medidas enérgicas" de parte de Lula sobre el caso.

El senador José Agripino, del opositor partido DEM, aseguró que "la credibilidad de nuestras instituciones ha sidodañada".

El opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) convocó a su comité ejecutivo para el miércoles a fin dediscutir el asunto.

/Por Raymond Colitt/.*.