Público
Público

Lula y Berlusconi propondrán al G20 una nueva economía menos especulativa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, anunciaron hoy que propondrán la creación de una economía basada más en la producción y menos en la especulación, durante la reunión que el G20 celebrará el sábado próximo en Washington.

Lula y Berlusconi mantuvieron hoy en Roma un almuerzo de trabajo, tras el cual ambos constataron en rueda de prensa la "sintonía" que tienen los dos gobiernos de cara a esa reunión del G20 (grupo integrado por países desarrollados y emergentes) en la que se buscará una salida a la actual crisis financiera mundial.

El mandatario brasileño se declaró "optimista" ante la cumbre, si bien indicó que no deben esperarse soluciones inmediatas, ya que la reunión "supondrá el comienzo de un largo camino".

Berlusconi compartió ese punto de vista al señalar que la cita del G20 en Washington "no será un encuentro resolutivo, sino que constituirá un primer paso para un sistema financiero con más reglas".

Para Lula, uno de los principales objetivos de esa reunión será "evitar una crisis de pánico", meta en la que se mostró de acuerdo Berlusconi, pues el miedo "lleva a la crisis de la economía real al crear una opinión pública pesimista".

A juicio de Lula, la crisis tiene que superarse "invirtiendo en el sector productivo, no en el especulativo", una visión que reforzó el primer ministro italiano al afirmar que las propuestas al G20 deben buscar controlar el sistema financiero.

Por ese motivo, Berlusconi dijo que propondrá que "los bancos garanticen los préstamos a las empresas" y que se limite "la sobrevaloración y la infravaloración de las empresas por parte del sistema financiero".

Además, Berlusconi anunció que pedirá que se creen "controles responsables sobre los bancos que impidan, por ejemplo, que puedan llevar a cabo negocios veinte veces superiores a su capacidad financiera".

Toda esa visión expuesta en la rueda de prensa aparece también en una declaración conjunta de los dos mandatarios, en la que aseguran que, "de cara a la reunión de Washington, han corroborado la exigencia de trabajar de forma coordinada para definir un nuevo sistema financiero internacional más transparente y caracterizado por reglas y controles más convincentes".

Ese sistema financiero debe, según el texto, estar al servicio del "crecimiento sostenido y el desarrollo".

En definitiva, Lula resumió la receta para salir de la crisis en "más desarrollo, más trabajo y más ocupación", acompañado de "más transparencia y más responsabilidad".

Tanto Lula como Berlusconi resaltaron, además, las buenas relaciones que mantienen sus países y "la voluntad" por ampliar la cooperación económica, con un intercambio comercial que alcanza los 8.000 millones de dólares.

Esa voluntad de estrechar las relaciones se reflejo en los seis acuerdos para el desarrollo, la investigación y la profundización de las relaciones entre los gobiernos firmados por seis ministros de cada Ejecutivo antes de comenzar la rueda de prensa.

Al comienzo de la comparecencia ante los periodistas, Berlusconi reveló que dio una sorpresa a Lula al llevar al almuerzo a seis jugadores brasileños de su equipo de fútbol, el Milán, lo que agradeció el presidente de Brasil.

Los seis jugadores (Ronaldinho, Pato, Kaka, Emerson, Dida y Leonardo) se quedaron en la rueda de prensa, en la que escucharon a ambos mandatarios.

Antes de entrevistarse con Berlusconi, Lula asistió a una reunión con representantes de los principales sindicatos italianos, ante los que aseguró que la primera consecuencia de la actual crisis ha sido la elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos.