Público
Público

La luna, al alcance de la mano ya en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La luna, un trocito de ella, está ya al alcance de la mano en España, después de que una representación de la agencia espacial estadounidense (NASA) haya dejado hoy en Robledo de Chavela (Madrid) una roca lunar traída a la Tierra por el Apolo XV hace cuarenta años.

La muestra lunar permanecerá desde hoy en el Centro de Visitantes de la Estación Espacial de Robledo, donde la NASA cuenta con el Complejo de Comunicaciones con el Espacio Profundo.

Al acto de entrega de la roca que se ha celebrado hoy en ese complejo espacial ha asistido el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, quien ha descubierto junto al responsable de comunicación espacial de la agencia estadounidense, Bradi Younes, la urna donde permanece ya la piedra lunar.

"La luna está ahora más a tu alcance gracias a la colaboración del pueblo español" y "Esta roca lunar traída por el Apolo XV ha sido cedida por la NASA al Complejo de Comunicaciones Espaciales de Madrid el 27 de octubre de 2011", rezan las descripciones que, en inglés y en español, se han grabado junto a la muestra.

De hecho, las antenas de la NASA de Robledo de Chavela resultaron imprescindibles para todas las misiones estadounidenses a la luna, en algunos momentos fueron las únicas que mantenían comunicación con las naves y los astronautas, y fueron clave también para la retransmisión televisiva de los eventos.

Durante el acto institucional que se ha celebrado hoy se ha proyectado un vídeo que recopila imágenes de la misión Apolo XV y entre ellas el proceso de selección, extracción y carga de la roca que se trajo, que ha sido posteriormente troceada y expuesta en Estados Unidos, Canadá, Suiza, y desde hoy y con carácter permanente en España.

Así, la pieza expuesta en Madrid es una porción de una roca basáltica que fue recogida en la orilla de una ligera depresión en la superficie lunar.

El peso total de esa roca en la Tierra era de 9,6 kilos, por lo que es el fragmento lunar más grande que se ha transportado hasta la tierra hasta ahora y la edad calculada de la misma es superior a los 3.000 millones de años.

La misión Apolo XV, en julio de 1971, fue la primera que se diseñó para explorar la Luna durante un tiempo prolongado -se prolongó durante casi dos semanas, incluyendo los viajes de ida y regreso- y contó con más instrumentos de información científica que las anteriores misiones lunares, entre ellas un vehículo explorador capaz de moverse a 16 kilómetros por hora.

Los astronautas realizaron durante la misión hasta tres paseos lunares que se prolongaron durante más de 18 horas y en uno de ellos el comandante David Scott decidió coger una gran roca con forma de balón, que se bautizó a su llegada la tierra como "Great Scott" o "15555".

El secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, ha agradecido a la NASA en nombre del Gobierno español la entrega de esta roca y ha destacado el valor de la misma, por su interés científico y por simbolizar además la colaboración de la NASA con España durante los últimos 45 años.

Méndez ha recordado que desde 1969, cuatro años después de su construcción, el complejo espacial de Robledo de Chavela, junto con el también existente en Fresnedillas (Madrid) y el de Cebreros (Ávila) es gestionado y operado por personal español, y ha subrayado que en la actualidad las antenas de estos complejos están contribuyendo al seguimiento de cuarenta misiones espaciales.

Bradi Younes, quien ha encabezado la delegación de la NASA encargada de entregar esta roca, ha destacado el simbolismo de que, cuarenta años después de llegar a la Luna el Apolo XV, una muestra lunar llegue a uno de los lugares que resultaron imprescindibles para el exitoso desarrollo de la misión: el complejo espacial de Robledo de Chavela.