Público
Público

Luna de miel para aves en Murcia

Las islas de esta región mediterránea acogen poblaciones de especies que sólo tocan tierra para anidar y reproducirse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La región de Murcia alberga en sus islas algunas de las especies de aves marinas más pintorescas del área mediterránea. Es el caso del paíño europeo y de la pardela cenicienta, aves marinas que viven en alta mar y que únicamente acuden a la tierra firme, normalmente a islas e islotes, para reproducirse. En concreto, las islas Hormigas, Palomas y Cueva de Lobos se cuentan entre los escasos lugares de todo el Mediterráneo que estas aves eligen para la nidificación y reproducción, por lo que se consideran Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Desde la Consejería de Agricultura y Agua de Murcia, se puso en marcha el estudio de estas aves, denominadas procelariformes, con el objetivo de crear condiciones o mejorar las ya existentes para la nidificación de estas aves. Los trabajos se iniciaron en 2008 gracias, en gran medida, a la aportación de la Fundación Biodiversidad, que contribuyó con un 56% de los 100.000 euros necesarios para el proyecto, y desde entonces no sólo se han realizado acciones de seguimiento biológico y mejora del hábitat sino, también, de divulgación.

María José Mellado, bióloga de la Unidad Técnica de Vida Silvestre de la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad, explica que el seguimiento biológico de las aves se realiza a través del anillamiento tanto de las aves adultas como de los pollos, pudiendo hacer así estimaciones más exactas de la reproducción que tiene lugar. Además, en este seguimiento, la consejería también incluye una tercera especie, la gaviota patiamarilla, ave predadora del paíño europeo, si bien esta acción no se incluye dentro del mismo proyecto.

Paralelamente y en lo que a la mejora del hábitat se refiere, se ha procedido a la habilitación de infraestructuras para la nidificación en las islas Hormigas y Cueva de Lobos, con la esperanza de impulsar la actividad reproductora, principalmente del paíño. El acceso restringido únicamente es efectivo en las islas Hormigas, declaradas Reserva Marina en 1995, que cuentan con la vigilancia necesaria para evitar la visita de turistas, pescadores o aficionados a la pesca submarina. Por su parte, las islas Palomas y Cueva de Lobos no disponen de esta vigilancia.

Uno de los mayores problemas es la invasión de plantas exóticas en las islas. Así, en el caso de Palomas o Cueva de Lobos, es especialmente llamativa la proliferación de paleras, un tipo de cactus que puede llegar a alcanzar hasta los dos metros de altura. Es originario de América central y su hábitat natural en España se encuentra fundamentalmente en la mitad sur de Murcia y la vega del río Segura, en la comarca del Alto Guadalentín (Lorca y Puerto Lumbreras). García Mellado encuentra el origen de la invasión, 'posiblemente, a través de los pescadores' y subraya la importancia de retirarlas del ecosistema para no producir desequilibrios.

Otro de los problemas en las islas es la densidad de ratas, que impiden que las aves aniden y se reproduzcan. Es el caso de otras islas cercanas a la costa murciana, como las de Fraile y Escombreras.

La tercera pata del proyecto es la divulgación de la importancia de estas islas y sus aves a través de charlas y cursos, exposiciones, edición de materiales y señalización de zonas protegidas. La bióloga responsable indica que 'ya se han realizado charlas y exposiciones fotográficas en varios institutos de la Manga, Mazarrón y Cartagena'.

La población mundial del paíño europeo se estima entre 430.000 y 510.000 parejas, estando la población española entre 5.000 y 10.000 parejas reproductoras. Recientemente, esta pequeña ave –de unos 28 gramos de peso y 15 centímetros de longitud– ha sido protagonista en el parque natural de Serra Gelada (Benidorm), donde han anidado cerca de 500 parejas. Estas parejas vendrían a sumarse a las 70 aves que ya nidificaban en illa Mitjana, cerca de la costa de Benidorm, según el censo de esta especie que la conselleria de Medio Ambiente mantiene desde 1993.