Público
Público

Luz Ardiden habla español

Samuel Sánchez se lleva la etapa. Contador sigue dando muestras de debilidad por las molestias en su rodilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera jornada de Los Pirineos prometía ser apasionante. Los ciclistas se enfrentaban a dos colosos con la huella del ciclismo español en la historia del Tour: El Tourmalet y Luz Ardiden esperaban en lo más alto. En el primero, Miguel Induraín se vestía de amarillo en el año 91. En el segundo, un joven Perico Delgado se llevó la etapa en el 85 demostrando que había corredor suficiente para ganar el tour. Lo consiguió en el año 88.

Estos precedentes invitaban a soñar a los aficionados españoles que esperaban con anhelo la respuesta de Contador la semana en que L´Equipe aseguraba que se bajaría de la bicicleta. Aunque el madrileño cedió algunos segundos, Samuel Sánchez se llevó el triunfo como los ciclistas de antes, con más de 200 kilómetros en las piernas.

Después de varias repechos, la primera escapada de la jornada ya llevaba el color naranja del Euskatel Euskadi: comandada por Rubén Pérez, los corredores lideraban la etapa. En ella también se encontraba Iván Gutiérrez, (Movistar), Geraint Thomas,( Sky) Biel Kadri, (AG2r), Jéremy Roy, (Francaise de Jeux), y Lauren Mangel. Los escapados llegaban con más de siete minutos de diferencia sobre el pelotón a pie del primer puerto: Hourquette d'anzizan.

A pesar de las diferencias, el grupo rodaba tranquilo con un retraso de 5:50 con respecto al horario previsto por la organización.

La verdadera guerra comenzó bajando el Tourmalet. Samuel Sánchez lanzó el ataque en el descenso y se le unió Vladimir Karpets (Kathusa). Los compañeros de escapada llegaron con medio minuto sobre el pelotón al pie de Luz Ardiden y a 2:45 de la cabeza de carrera. En el grupo del líder, Thomas Voeckler, (Europcar), endureció el ritmo para eliminar a los escuderos de Contador (Navarro y Sorensen) y asfixiar al resto de corredores. El pedaleo del alemán dejó dos bajas importantes: Robert Gesink y Andreas Klöden. El alemán hizo la goma en el Tourmalet pero se hundió en la última ascensión.

Sánchez gano la etapa diez años después de la victoria de Laiseka en Luz Ardiden 

A cuatro kilómetros de meta, Samuel Sánchez y Jelle Vanendert seguían en cabeza con más de un minuto de ventaja con respecto al grupo de favoritos. Mientras tanto, los hermanos Shleck olfateaban la debilidad de Contador turnándose en los ataques hasta que el madrileño no pudo continuar. El corredor de Pinto consiguió reducir las diferencias a trece segundos con Andy Shleck y Cadel Evans, pero hoy el protagonista era otro.

A 300 metros de la meta, Samuel Sánchez dejaba atrás a su compañero de fuga. El español hasta tuvo tiempo para saborear su éxito los últimos metros, diez años después de la primera victoria de etapa en el Tour del Euskatel Euskadi conseguida por Roberto Laiseka en Luz Ardiden.